Opinion

Corazón Rebelde; Madonna en México

Written by HectorAra

Amanda Nathal

Fotografías; Chino Lemus

Madonna pisó tierras aztecas por cuarta vez, con el Rebel Heart Tour, de su última placa discográfica. El escenario: una pasarela en forma de cruz que termina en un corazón cuyo eje principal fueron las tres pantallas dinámicas que servían también de plataformas a los cincuenta artistas en escena. A lo largo del show dividido en cinco actos (I. Joan of Arc/Samurai II.Rockabilly Meets Tokyo III. Latin/Gypsy IV. Party/Flapper V. Encore/Celebration) interpretó en vivo más canciones de sus primeros dos álbumes que en cualquier otra gira. Los éxitos no pudieron faltar: Like a virgin, Material Girl, Music, La Isla Bonita. Los temas del nuevo álbum organizados de una manera amena, con monjas que bailan en barras americanas y una escenificación de la Última Cena que te deja boquiabierto. Acrobacias de primer nivel, chascarrillos con el público, globos rojos en forma de corazón de entre la audiencia cuando fue la hora de Rebel Heart. Se apreció una Madonna poderosa, a sus 57 años aun sabe dirigir grandes escenarios y es una excelente bailarina, buscó en más de una ocasión crear intimidad con los 16,160 asistentes, a quienes agradeció tanto amor y confesó que son “su fuerza”. No perdió oportunidad de mostrar su admiración a la cultura mexicana y a Frida Kahlo, a quien dedicó la versión acústica de Who’s that girl?. Esta gira se caracterizó por ser sensible, nostálgica, amorosa, completamente inofensiva. Por eso los recintos de sus shows fueron, en la mayoría de las ocasiones, lugares cerrados. Los asistentes rápidamente perdonaron su demora cuando empezó a sonar “Iconic” y Mike Tyson apareciera en las pantallas (después de que el DJ telonero tocara una hora completa a pesar de los abucheos capitalinos). Y al cerrar con Holiday, después de dos horas de fiesta, demostró claramente que ella sólo quiere divertirse. Se apagó el escenario diseñado por Stufish Entertainment Architects, compañía que trabajó para Pink Floyd (The Wall), The Rolling Stones, U2, Lady Gaga y los MTV Video Music Awards. La noche siguiente tendría una segunda presentación en el Palacio de los Deportes. Ya lo rezaban los estampados en los souvenirs: “There’s only one queen, and that’s Madonna, b****!”

9853_10208248130139232_2017309587705070184_n 12508985_10208248130179233_7620142068993392735_n 12523078_10208248131059255_175923536792740104_n

About the author

HectorAra

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: