Los hoverboards pueden ser uno de los objetos más populares en las listas de Navidad este año, pero están presentando un serio dilema para las compañías aéreas, que han empezado a reflexionar sobre la mejor manera de transportar estos monopatines eléctricos para evitar riesgos de incendio inherentes al cotizado producto.
A principios de este año, la policía de Gran Bretaña, advirtió a la población que era ilegal desplazarse en estos monopatines en las vías públicas y aceras, publica ABC, lo que significaba que la gente debería atenerse a su propia parcela privada para disfrutar de ellos.
También ha habido informes advirtiendo sobre la explosión de varios hoverboards en un centro comercial en Washington.
A principio de este mes, las Normas Nacionales de Comercio de Gran Bretaña, informaron de que el 88 por ciento de los 17 mil scooters autopropulsados examinados en los puntos de entrada de Reino Unido, se consideraban inseguros, con un gran riesgo de sobrecalentamiento o explosión.
Las aerolíneas están ahora considerando las mejores medidas para transportar estos dispositivos y evitar cualquier peligro.
La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) ha recomendado que los hoverboards se transporten solamente en el equipaje de mano, en lugar de en la bodega, pero sigue siendo decisión de cada aerolínea cómo operar.
“Cada aerolínea tiene que hacer un análisis de riesgo para decidir si estos elementos se van a transportar o no, y en su caso, qué medidas de mitigación del peligro deben ser aplicadas para permitir el transporte de esos artículos”, asegura Gilberto López Meyer, vicepresidente senior de operaciones de seguridad y de vuelo en IATA.
IATA ,indica que estos monopatines autopropulsados deben ser clasificados como dispositivos electrónicos personales y recomienda que la batería de estos no supere el 30 por ciento para reducir el riesgo de incendio.
“Es un debate en curso, comentó López Meyer, en un evento de medios IATA en Ginebra.