Enrique Alonso Cervantes

“Roma fue un salvavidas que me aventaron a la mitad de una tormenta en medio de un océano inacabable”, señala emocionado Alfonso Cuarón, ganador indiscutible con Roma, del León de Oro del Festival de Venecia. En realidad, la película llevaba gestándose en su mente durante sus 56 años de vida. La infancia de aquel niño que creció en la década de los años 1970 en una casa de la calle Tepeji, en la colonia Roma, ha sido el origen de la materia prima de una obra que ha sido calificada como su obra maestra por parte de la crítica en el Lido.
No se ha dado a conocer la fecha de su estreno comercial y Roma ya despertó el interés de los cinéfilos y críticos luego de su exitoso circuito en festivales. Algunos incluso comienzan a señalar la nueva cinta de Alfonso Cuarón como la más fuerte contendiente para los premios Oscar.

Pero ¿de qué va la trama?

La historia se centra en Cleo, una empleada doméstica que trabaja para una familia de clase media en la colonia Roma de la Ciudad de México, durante los años 1970. De acuerdo con la sinopsis oficial, este es el proyecto más personal del director de Gravity (Gravedad).
Roma no ocurre en una Ciudad de México actual, repleta de centros comerciales y frappuccinos. Cuarón retrata los detalles que dan vida a un barrio en aquello años: las azoteas, los ruidos característicos citadinos, las luces, el transporte público, los cambios de clima inesperados, las compras, la relación de los capitalinos con el resto del país. Todo, retratado con una fotografía espectacular en blanco y negro. Por todas estas razones, parece que Cuarón no solo volvió al Distrito Federal, sino que nunca se fue. Y ahora está arrasando en los festivales de cine.  “Basándose en su propia infancia, Cuarón escribe una carta de amor a las mujeres que lo criaron y pinta un retrato vívido y emotivo tanto de la lucha diaria de las familias como de las jerarquías sociales.

Curiosidades

Brilla en la Muestra de Venecia. El director recibió el León de Oro de manos de su amigo más cercano, Guillermo del Toro, quien ganó el año pasado el mismo reconocimiento por The Shape of Water (La forma del agua). Es la primera vez que una cinta mexicana (Roma) obtiene este premio. También se convirtió en la primera cinta de Netflix en ganar en esta categoría, lo que ha reavivado la controversia sobre este popular servicio de streaming. El Festival de Cine de Venecia se llenó de power mexicano por las participaciones de Carlos Reygadas —concursando con Nuestro Tiempo—, Guillermo del Toro —como presidente del jurado—, Salma Hayek —quien recibió el premio Franca Sozzani— y por supuesto  Alfonso Cuarón —quien competía con Carlos Reygadas por el León de Oro a mejor película—. Al final, fue Cuarón quien se llevó la noche.
Cabe destacar que este festival de cine es uno de los más importantes del mundo y, además, es el más antiguo (su primera edición fue hace 86 años). Cada año aquí se estrenan algunas de las películas más esperadas de la temporada. Y ahora Roma, Cuarón, fue la más esperada de este 2018.

Netflix vs. el mundo

Con la cinta de Cuarón, Netflix hizo las pases con el mundo cinematográfico, luego de que en el pasado Festival de Cannes se excluyeron las producciones de esta plataforma porque Netflix se negó a estrenarlas en el cine. Esto afectó a la cinta de Cuarón, ya que inicialmente sí había entrado en la selección del certamen francés.
Netflix no parará ahí, ya que planea estrenar antes Roma y The Ballad of Buster Scruggs, cinta que ganó Mejor Guión en Venecia, de manera anticipada en Estados Unidos para que ambas puedan competir en el Oscar. Incluso planea exhibirlas especialmente en Los Angeles y Nueva York, donde residen la mayoría de los jueces de la Academia.

Cuarón tomó piezas de su infancia

El rol principal de Cleo está inspirado en Libo, la niñera que el director tenía cuando era niño. El día que Cuarón recibió el León de Oro, coincidió con el cumpleaños de Libo. “Este es mi gran regalo. Te cantaría Las mañanitas, pero no voy a ofender los oídos de miles de personas”, dijo Cuarón al recoger jubiloso el galardón en Venecia.
Libo fue la primera actriz de Cuarón, quien cuando tenía doce años, su padre le regaló una cámara Pentax. Fue entonces cuando comenzó a hacer sus primeros cortometrajes, y una de las protagonistas de estas historias fue precisamente Libo. Sus protagonistas son actrices primerizas: Yalitza Aparicio y Nancy García, dos mujeres oaxaqueñas originarias de Tlaxiaco, son las protagonistas de Roma. Aparicio obtuvo la oportunidad de participar en el filme luego de pasar varias pruebas de casting en su comunidad y no tenía experiencia previa ante la cámara. Para las actrices, el logró más importante no fue aparecer en la alfombra roja, sino dar a conocer la lengua mixteca, con lo que esperan que esta parte de su identidad cultural sea rescatada.
Yalitza Aparicio conquistó Hollywood, su actuación es tan buena que en las redes sociales periodistas de habla inglesa han comenzado a hacer circular un tutorial de cómo pronunciar su nombre, ya que esperan verla nominada en más premiaciones. Emma Stone felicitó a Marina de Tavira en el Festival de Telluride, Estados Unidos. Emma se acercó a felicitar a Marina por su trabajo en Roma. En la trama, Mariana interpreta a una madre de tres hijos que depende de la ayuda de Cleo para mantener a flote a su familia.
El proyecto llevaba diez años generándose, Cuarón tuvo la idea inicial para Roma en 2008 y luego de Children of Men (Niños del hombre), el director quería regresar a México a filmarla, pero por cuestiones personales y laborales tuvo que postergar la grabación.
Fue todo un reto de producción, ya que para lograr que la cinta fuera auténtica, los productores tuvieron que recrear cada locación a detalle. Uno de los retos fue reconstruir la casa de la infancia de Cuarón, ya que la original había sido modificada. Se hizo una réplica exacta, hasta en los mosaicos. Para facilitar las cosas, se creó un set con paredes y un techo que podían desplazarse y dejar pasar distintas cantidades de luz, para poder cambiar el ambiente de día o de noche, según como se necesitara para cada escena.
Las estatuillas doradas (Oscar) y otros premios internacionales no alejaron a Cuarón de México. Todo lo contrario. El director volvió a trabajar en un país que dejó hace 27 años y 16 después de haber filmado Y tu mamá también, otra obra que sorprendió a Venecia cuando fue estrenada en el Lido.
El éxito en Venecia significa que los espectadores no han encontrado críptico el mensaje de Cuarón, sino que su historia puede ser entendida por todos. El triunfo de Cuarón en Venecia es un nuevo tanto para los cineastas mexicanos.
El año pasado Guillermo del Toro inició en el Lido un exitoso camino lleno de premios que culminó con cuatro Oscar para La forma del agua. Cuarón ha comenzado en el Lido un camino similar y se ha propuesto como objetivo de inicio la nominación a mejor película de habla no inglesa. ¿Se llevará el Oscar? La crítica especializada cree que el cineasta mexicano tiene ya la estatuilla ganada en la academia con esta emotiva cinta en blanco y negro que retrata buena parte de su infancia. Mientras tanto ha inundado a Venecia de recuerdos. “Mi película habla sobre gente que es invisible para el resto, en este caso, como Libo, una mujer indígena. Los cineastas damos un espacio y otros son los que nos prestan la voz. Para entender el presente hay que mirar el pasado”, concluye convencido.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: