Héctor Castro Aranda

Dos días de Domination México, 3 y 4 de mayo. Con un primer lleno de energía y emociones a cargo de KISS, el segundo día si bien fue más tranquilo en asistencia, el profesionalismo y entrega de los grupos fue exquisito. Animals As Leaders, hizo su estreno en un festival de Ocesa, con una gran técnica de metal progresivo, Tosin Abasi, líder del proyecto logro captar la atención de los miles del nublado según día de Domination México. Trivum, regresó al país para seguir en promoción de su más reciente material, The Sin and the Sentence. Matt Heafy, líder de esta agrupación se puso la camiseta de la selección mexicana de fut bol. Uno de los momentos más representativos de Domination MX, fue el gran regreso de RATT, que vino a pagar su deuda. Con todo el sonido representativo de los 1980, con gran energía y calidad. SI bien la agrupación ya no es la original con su alienación, la voz representativa de Stephen Pearcy, líder y fundador. Unearth, Satyricon, Apocalyptica,  de los favoritos del día dos. Lam of God, fue un caso de bastante molestia, porque fue trasladado a uno de los escenarios secundarios, en un horario que se empalmaba con Dream Theater y Dead Kennedys. 

El platillo fuerte de la noche, inspirador de varios artistas como KISS, Marilyn Manson, Rob Zombie, por mencionar algunos. El pionero del shock rock, Alice Cooper, regresó por la puerta grande a Ciudad de México. Todo un caballero y profesional de su trabajo, pese a sus 71 años, en ningún momento dejó su papel de lado, entregado y cuidadoso de cada detalle, presentando todos los elementos teatrales que lo hicieron famoso en sus conciertos. Con 25 mil personas, Cooper dio un recorrido por sus 50 años de carrera, acompañado por una de las guitarristas más hermosas de la escena, Nita Strauss. Muñecos, vestuarios, personificaciones, Alice Cooper, dejó con la boca abierta a los asistentes. “Brutal Planet”, “Billion Dollar Babies”, “Lost in America”, “Poison”, “Killer”, “I Love the Dead”, alguno de los temas interpretados en un espectáculo de una hora con 40 minutos y cerrar con “School´s Out”, fusionado con “Another Brick in the Wall Pt 2.”, de Pink Floyd.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: