El Gran Cañón fue declarado Monumento Nacional en 1908 por el entonces Presidente Theodore Roosevelt y convertido en Parque Nacional el 26 de febrero de 1919. Con esta declaratoria, que este año celebra su centenario, ha sido posible impulsar la conservación de esta joya de la naturaleza, declarada además Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1979.Esculpido con la paciencia del Río Colorado durante casi 2 mil millones de años y a lo largo de 450 kilómetros, el Gran Cañón tiene una profundidad promedio de 1,600 metros y sus cordilleras van de 5 a 30 kms de ancho.

Conocido en América Latina como el Gran Cañón del Colorado, a muchos sorprende que se encuentre en el estado de Arizona, también llamado el Estado del Gran Cañón, pues esta imponente formación geológica toma su nombre del Río Colorado -no del estado homónimo- que transcurre por sus entrañas y en el cual se puede practicar el rafting.
Con motivo de las celebraciones por su centenario, se tienen previstas actividades culturales en este asombroso destino turístico que recibe a más de 6 millones de visitantes al año. 

Entre ellas, exhibiciones fotográficas, pláticas históricas, exposiciones científicas, recorridos y eventos de introducción a la fauna local, integrada por puma, lince, coyote, cabra montañesa y cóndor, entre tantos otros, que también contribuyen a dar a este increíble sitio una importancia destacada en diversos programas de conservación y respeto por el medio ambiente.
La mejor manera de llegar al Gran Cañón es, sin duda, por el South Rim (Borde Sur), al que se accede desde Phoenix, pasando por Flagstaff, Williams y Tusayan, el poblado más cercano, que ofrece variadas y excelentes opciones de alojamiento para todos los bolsillos. 

Pero eso no es todo. Quizá las vistas más espectaculares del Gran Cañón se logren desde su North Rim, o Borde Norte, que se encuentra a unos 340 kms del Borde Sur, unas 4 horas al volante, y al que sólo se puede acceder en temporada, entre el 15 de mayo y el 15 de octubre, para lograr vistas inigualables desde sitios como Point Imperial, Cape Royal, Roosevelt Point, Walhalla Overlook o Bright Angel Point.
Conocer el Gran Cañón es una de las experiencias más aleccionadoras de humildad que una persona puede vivir, frente a la grandiosidad de esta magnífica obra de la Madre Tierra, y sin duda contribuye a comprometernos a cuidar nuestros recursos, admirando las maravillas que nos presenta.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: