Héctor Castro Aranda
cientounorevista.com

En los cruces de la avenida Enrique Díaz de León y Morelos, un espacio que nos hace sentir en otra parte y desconectarnos del ruido del tráfico, Atarashi 33, abrió sus puertas hace unos meses, es un oasis minimalista que ofrece una gran gama de sushis preparados con un toque único y original. Ernesto Hernández, propietario de Atarashi, habló de su restaurante con Ciento Uno.

—¿Cuál es el concepto?
—Es un lugar agradable para entregar un sushi, sin ser absurdos, congruentes; si bien existen muchos restaurantes de sushi, tratamos de poner nuestro estilo, un buen sushi, un buen arroz, novedoso, que se pueda comer rico, tener constancia que el cliente que regresa pueda degustar el mismo, como si fuera la primera vez que comió con nosotros”.  
—¿Del diseño de Atarashi?
—El diseño es algo que quería innovar en el restaurante de la familia, cambiar la vitrina, la sushineta, quería más privacidad, un poco más de elegancia y atractivo para cualquier comensal que guste entrar a Atarashi, minimalismo. 

—¿Programación en música?
—En la música por la zona, es alegre, house, rock, indie.
—¿De la cocina?
—Son rollos, sopas, teppanyaki, nikudon, udon, con verduras a la plancha, vino de arroz y consomé ashi; sashimi que son de corte delgado; temaki, nigris que son bastante bocadillos; como el magdaleno, que ya son bocadillos más compuestos, van con camarón, ensalada de cangrejo.  
—¿De la barra de bebidas?
—Tenemos el Yakult con agua mineral, calpico, té helado, refrescos.  
—¿Historial?
—La historia de la cocina viene de familia, comencé a trabajar con mis hermanos, en el restaurante familiar, en la plancha; mi hermano fue el que me enseñó todo, mis padres a trabajar y aquí estamos. La aceptación de la gente ha sido muy buena, cada día nos van reconociendo.
—¿Por qué el nombre?
—Atarashi significa algo nuevo, si bien tenemos los mismos sushis, les damos nuestro toque y 33 es mi edad, una etapa nueva en mi vida. 

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: