El grupo aéreo franco-holandés Air France-KLM, espera que su nueva aerolínea Boost empiece a operar vuelos de media distancia en la temporada de invierno de 2017 y los de largo recorrido, en 2018, según el director general de Air France, Franck Terner.
Boost competirá con compañías como Level, lanzada por el grupo IAG, del que forma parte Iberia, Norwegian y Eurowings, que han iniciado operaciones de bajo coste de largo recorrido, una nueva tendencia de mercado, de la que Air France-KLM no quiere quedarse al margen.
El objetivo del grupo es que Boost tenga unos costes en un 15 % más barato en comparación con los de Air France en vuelos de largo recorrido y en un 20 %, en los de media distancia, ha explicado Terner en el marco de la 73 asamblea de la IATA que se celebró el pasado martes 6 y miércoles 7  de este mes de junio en Cancún.
Aunque el grupo cuenta en el segmento de bajo coste con compañías como Transavia, el directivo ha explicado que, a diferencia de esta última, enfocada en vuelos punto a punto y en el segmento vacacional y que, en París, opera a Orly, Boost volará al aeropuerto de Charles de Gaulle y alimentará los aviones de largo radio.
Preguntado por si no eran demasiadas marcas dentro de un grupo aéreo, el consejero delegado del grupo y presidente de Air France, Jean-Marc Janaillac, ha señalado que no cree que IAG o Lufthansa tengan menos en sus mercados naturales, España y Alemania, respectivamente.
No obstante, el lanzamiento de Boost requiere de un acuerdo con los pilotos, con los que Air France lleva cinco meses de negociaciones y que celebran el próximo jueves un referéndum sobre la propuesta de la dirección.
Se prevé que Boost tenga una flota de 28 aviones, incluyendo diez de largo recorrido, y que sus operaciones permitan corregir el déficit del 30 % de Air France en las rutas de larga distancia.
Boost dispondrá inicialmente de seis Airbus A-320 para las rutas nacionales y europeas y cuatro A-340 para las de largo recorrido, pero la intención es sustituirlos por A350, que ya tiene pedidos Air France, y llegar a 18 unidades de A320 y A321 y 10 de A350 en 2020, un 10 % del total de la flota de Air France.
Por otro lado, el grupo ha rehusado pronunciarse si va a seguir los pasos de Lufthansa e IAG en su apuesta por elevar la venta directa, que posibilita el NCD, el nuevo estándar desarrollado por la IATA), pero que penaliza las reservas que se realizan a través de sistemas globales de distribución (GDS) como Amadeus.
El consejero delegado de KLM, Pieter Elbers, se ha limitado a señalar que su grupo no está en la misma posición que los mencionados y que cada compañía tiene sus contratos y “no conocemos las condiciones” de los de IAG y Lufthansa.