Enrique Alonso Cervantes
“Vocación, placer, creo que ya traía ese chip desde que nací. Sin duda esta es  mi vocación, me genera gran placer, pero además desde que nací el cocinar en la familia ha sido muy importante. Mi madre cocinaba de una manera espectacular, su madre también lo hacía, y yo nunca fui ajeno a acceder a la cocina. De pronto, por el tema de género, como que a quienes antes se invitaba más a pasar a la cocina era a las niñas, en mi caso eso nunca fue restrictivo. Y hoy lo disfruto tanto como en aquel entonces”, afirma orgulloso Alfredo Oropeza, uno de los chef mexicanos más conocidos, principalmente, a través de la televisión, revistas especializadas y campañas comerciales. Enriquecer a la gastronomía mexicana es tan solo uno de los atributos de Alfredo Oropeza, el reconocido chef capitalino que a través de la pantalla chica y las cacerolas da un nuevo sentido al arte de cocinar. Su labor culinaria también llega a las escuelas en donde se forjan los futuros cocineros y en los que ve un gran potencial para las vertientes de los fogones internacionales.
Además de promover las virtudes de la gastronomía en múltiples espacios, el chef Oropeza también ha dedicado grandes apuestas conceptuales a través de los medios digitales mediante su página oficial de internet y como portavoz de marcas de alimentos, plataformas que también lo llevan a interactuar en las redes sociales. “Cuando disfrutas lo que haces, eso se irradia, entras en una frecuencia y a la gente le gusta cómo narro al momento de hacer un platillo. Cocinar para mí es una manera de expresar y me sale completamente natural; amo la cocina”.
Juan Alfredo Oropeza Mercado fue atraído, muy joven, por la  magia de la cocina. El encuentro fue mágico porque se le presentó con alas, trabajando en una compañía de alimentación que daba servicio a empresas aéreas de vuelos privados. Ahora, 15 años después , y con la experiencia de haber cursado estudios en la Universidad Anáhuac del Sur y estudios especializados en algunas de las mejores escuelas de gastronomía del mundo como Culinary Institute of America de Nueva York, La Baipai de Tailandia, y La academia Raffles de Singapur. “Los invito a pensar para qué les sirve lo que están consumiendo, y en qué cantidad, es importante que se hagan la pregunta antes de probar un alimento: ¿Lo que me voy a comer le beneficiará o le perjudicará a mi cuerpo? Es de esa manera que podemos cuidar nuestro cuerpo y así poder combatir la obesidad y otras enfermedades que nos pueden llevar hasta la muerte”.
El Chef Oropeza es uno de los cocineros de mayor éxito en la televisión mexicana. Su actividad permanente con las grandes marcas de calidad, le permite continuar generando nuevas propuestas culinarias, escribir artículos gastronómicos para las principales revistas femeninas y continuar en el servicio de banquetes y alimentación en su propia empresa. También cuenta con su propio restaurante, Al Natural, con sucursales en Santa Fe y Polanco, Ciudad de Mexico. Dentro de sus servicios destaca un sistema de alimentación integral para deportistas o personas con necesidades específicas de alimentación. Actualmente comparte sus recetas en su sitio oficial www.cheforopeza.com.mx. “Nuestro objetivo es hacerle más fácil la vida a la gente. Mostrar que cocinar es fácil y divertido. Y más importante, demostrar que sí se puede comer rico y sano. Básicamente en esas dos premisas basamos todo lo que hacemos a nivel mediático”.
Oropeza fue conductor titular y productor asociado de Al Sabor del Chef, así como conductor por más de 14 años del segmento de cocina del programa Hoy, de Televisa. Figuró como invitado regular en el programa Despierta América de Univisión y como conductor de diversos programas para el gourmet y Canal Cocina España. Desde luego, llegar a ese punto requirió preparación para enfrentar el formato de la televisión, que tiene sus reglas, tiempos y necesidades. Ofrecer naturalidad en TV implica saber cómo hacerlo, y Oropeza lo aprendió de la cadena más importante en la materia a nivel mundial. “Hicimos un curso de especialización en comunicaciones culinarias. De ahí sucedió que tuvimos la oportunidad de trabajar para la cadena más importante en la generación de este tipo de contenidos, me refiero a Food Network; al mismo tiempo tuvimos la oportunidad de trabajar para la señal Gourmet, hicimos cerca de seis temporadas, y en paralelo fuimos haciendo la ‘misenplas’ de un proyecto unitario de cocina para el canal estelar de Televisa.
“No hay truco. Lo que sucede, es lo que transmitimos. No tenemos un guión, no generamos situaciones, sí tenemos invitados, los tratamos como si llegaran a tu casa, no les marcamos líneas de acción, ni tiros de cámara, eso no existe. Yo creo que de ahí  parte que a la gente le guste esa naturalidad en todo lo que hacemos. Lo que implica cocinar y experimentar, cosas que yo no puedo ver como trabajo, porque las gozo”.
Oropeza ha publicado asimismo varios libros: 132 recetas para comer rico y sano con el Chef Oropeza; La nueva cocina saludable; México saludable y 21 días-7 kilos menos. La dieta amigable del Chef Oropeza. Dicen que no hay quinto malo y el chef lo confirma con una dosis de sabor para mejorar la alimentación de todo aquel interesado en hacer de su dieta más saludable, equilibrada y sabrosa. De eso se trata Movimiento al natural, su más reciente libro, con el que profundiza en el arte no solo de cocinar, sino de cómo seleccionar los alimentos más adecuados para cada persona, hacer dietas más amigables con las enfermedades, las necesidades particulares de cada organismo y sus preferencias en el paladar.
“Estoy dando continuidad al tema de cocinar rico y sano, cocinar y alimentarse con conciencia, y Movimiento al natural es el desprendimiento de un proyecto plataforma que iniciamos en el canal BBC, que ahora pretendemos llevar a los lectores, motivarlos a unirse al movimiento. El título no es casual, existe un movimiento en el mundo, lo seguimos muchas personas que creemos que se pueden prevenir muchas enfermedades a través de una buena alimentación.
“Tenemos seleccionadas recetas que son aptas para personas que viven con diabetes o hipertensión, que viven a través de un régimen alimenticio vegano, vegetariano, flexitariano, que son tendencias mundiales que llegaron para quedarse, no son moda. Cada individuo es diferente, entregamos diferentes soluciones, personalizadas, que le harán sentir bien”.
En la espesura de un trazo vemos el estilo de un pintor y también sus años de aprendizaje. En los matices de ese trazo, en su particular geometría, vemos una emoción que sobrepasa a la técnica. En el caso de un cocinero, ese matiz sería la sazón: un don con el que se nace o se adquiere con la experiencia, con una introspección que busca sabores. “Siempre abordo la comida con mucho respeto, con cariño y como una manera de expresarme, y a final de cuentas el arte es eso. Yo encuentro mi mejor manera de expresarme a través de la cocina, y la preparación de alimentos. El mundo es una cocina”,  finaliza agradecido.