Enrique Alonso Cervantes
“Cuando llegué a Hollywood, me dijeron que nunca triunfaría como actor. Aseguraron que era demasiado alto, demasiado rubio y que tenía los músculos demasiado desarrollados. Soy consciente de que los cánones de belleza son subjetivos. Y cuando eres famoso, vas por la calle y la gente te está recordando todas las películas en que participas. La industria te convierte en un narcisista. Acabas perdiendo el contacto con la realidad. No es mi caso”. confiesa relajado Chris Hemsworth, el actor, modelo e imagen más cotizado en Hollywood. Hemsworth nació el 11 de agosto de 1983 en Melbourne, Australia. Está convertido en uno de los actores mejor posicionados en Hollywood y vinculado ya desde hace años al personaje de Thor dentro del universo cinematográfico de Marvel. Felizmente casado con la actriz española Elsa Pataky desde 2010 y padre de tres hijos, dio el salto a Hollywood en 2009, después de su aparición en la televisión australiana. Aunque su papel más reconocido es el musculoso Dios del Trueno en los sucesivos capítulos de Marvel, Hemsworth cuenta con todo tipo de películas en su trayectoria como Rush, donde encarna al piloto británico de Fórmula Uno, James Hunt, Blancanieves y la leyenda del cazador, Blackhat: Amenaza en la red o Vacaciones. “Una vez que tienes esposa e hijos, todos los momentos de tu tiempo se los dedicas a ellos. En términos profesionales, mi esposa sin duda ha sacrificado su carrera más que yo. A ella le gustaría que estuviera más tiempo en casa con los niños y, por supuesto, es algo que yo también quiero a futuro”.
Chris Hemsworth nació un jueves, día de la semana que en el idioma inglés (thursday) debe su nombre a Thor, personaje al que da vida en las cintas de Marvel. Mientras esperaba su oportunidad para brillar en la gran pantalla, uno de sus primeros trabajos fue en la construcción en su Australia natal, en Phillip Island, una isla pintoresca al sudeste de Melbourne. Luego comenzó a cumplir su sueño. Incursionó en el universo actoral primero en series televisivas locales como Vecinos o El club de la herradura, hasta que logró reconocimiento por su participación en la multipremiada Home and Away. Hemsworth dio buena cuenta de sus habilidades para el baile en el reality Dancing With the Stars Australia, en 2006. Su primera oportunidad en Hollywood fue en la cinta Star Trek (2009) donde dio vida a George Kirk, el padre de James Kirk.
El siguiente paso: Hollywood. Poco tiempo después, entendió que su acento australiano no se veía natural en la industria estadounidense. Comenzó a asistir con una profesora de dicción que le ayudaba a perfeccionar su acento. Nunca imaginó que gracias a esas clases conocería a la mujer con la que formaría una familia. La profesora le habló a la española Elsa Pataky, otra de sus alumnas, quien trabajaba en una película. Estaba segura de que ambos congeniarían. Días después de su primera cita, Pataky regresó a España para el rodaje de Didi Hollywood. Fueron tres meses en los que no se vieron. Un año después, en una suntuosa boda en Indonesia, se casaron. Hoy tienen tres hijos: India, de 7 años, y los mellizos Tristan y Sasha, de 5 años. “Hubo meses en los que todo se quedó parado. Me fui angustiando cada vez más. Estuve a punto de tirar la toalla. Tenía una serie de audiciones, y mientras subía al avión, pensaba: Esto ya no debería preocuparme tanto. La verdad es que tanto tiempo esperando fue una eternidad. No llegué a lo más alto de la noche a la mañana. Pasé temporadas dando vueltas por todo Hollywood”.
Solo dos años después de este debut consiguió el papel de Thor. Vinculado a su personaje desde 2011, ha repetido su papel como Dios del Trueno en cuatro ocasiones: Thor, Los Vengadores, Thor: El mundo oscuro, Vengadores: La era de Ultrón. Y la cosa no para ahí ya que estuvo en Civil War de Marvel, y en Thor: Ragnarok, tercera cinta del personaje en solitario. En el medio de su relación amorosa, Hemsworth ganó una notoriedad inusitada. Se transformó en el actor mejor pagado número 11, según Forbes, y amasó una fortuna que supera los 75 millones de dólares. Su sueldo, está por encima de intérpretes como Brad Pitt, George Clooney, y de sus compatriotas Hugh Jackman y Russell Crowe. Se convirtió en uno de los más codiciados de Hollywood. A tal punto que la revista People lo considera uno de los hombres más sexys del mundo, desde 2014. “Dejas de convertirte en una persona. No tienes nada de dónde sacar algo porque estás viviendo en un mundo en el que te disfrazas dentro y fuera de la pantalla. Creo que estoy en un punto crucial de mi carrera en el que tengo que pensar a largo plazo o se me van a escapar momentos importantes de la vida”.
Paradójicamente, la competencia entre hermanos en la ficción se repitió en la realidad. Para la primera película de Thor, Chris y Liam Hemsworth lucharon por el papel protagónico. En realidad, era Liam quien estaba a punto de quedárselo. El casting marcaba que los candidatos debían presentar, al menos, 1.90 metros  de estatura y 100 kilos de peso, y Liam estaba por delante. Había impresionado a los productores con sus grabaciones enviadas desde Australia. Le pidieron varias cintas hasta que del casting inicial solo quedaron cinco personas. A diferencia de su hermano, Chris se había mostrado suelto, con confianza en sí mismo, e histriónico. Por ello Chris obtuvo el papel en la elección final. “Básicamente decidimos reinventar el personaje de Thor y hacer algo completamente diferente, mucho de la última cinta está improvisado. Es más cómica. Hay más acción. Es más impredecible. Hay una sensación de orgullo, porque queríamos hacer algo diferente y lo hicimos, y la gente respondió”.
Parte de una familia de artistas, junto a su hermano mayor Luke, más ligado a la televisión australiana, y su hermano menor Liam, con papeles en el cine. Chris considera que estaba destinado a ser Thor por haber nacido en jueves. En danés, sueco y noruego jueves es Torsdag, y Torsdag es en realidad el día de Thor. Desde que el papel de Thor quedó en sus manos comenzó una preparación extenuante. Más allá de su físico privilegiado, la exigencia era máxima. Cambió su alimentación y su entrenamiento. Por día, consumió 3 mil 500 calorías, en proteínas, vegetales y arroz. Su rutina de gimnasio varió entre ejercicios de fuerza y aeróbicos. Después de moldear su cuerpo, recibió el mítico martillo de Thor, el cual no piensa soltar. Alcanzada la fama, ya no necesita vivir en Los Angeles para conseguir trabajo. El actor australiano disfruta hoy de su familia en la tranquilidad de su país natal.
Hemsworth visitó México esta semana con el fin de participar en una campaña publicitaria y diversos eventos en beneficio de los damnificados de los sismos de septiembre. Durante dos años Buchanan’s y Hemsworth han sostenido una alianza, la campaña Choose Great, cuyo objetivo es mostrar a la gente la trascendencia de las grandes decisiones en la vida. En este contexto y con una relación marcada por la pasión de compartir lo mejor de sí mismo con los demás. El actor realizó en México una serie de actividades enfocadas en reconocer la grandeza de los mexicanos y de quienes se unen para compartir los grandes momentos. Asimismo, asistió a una experiencia y performance de inmersión sobre el origen, legado y nobleza de Buchanan’s y sus mezclas y formó parte del evento Diageo Reconstruye, que recaudó un millón de pesos que será destinado a labores de reconstrucción. “Ver a la gente de México unirse tras el reciente desastre, despierta esa parte de ti que quizá estaba adormecida porque pensabas que el mundo se caía a pedazos, pero al ver cómo la gente se unió con amor y bondad me hizo pensar que todo va a estar bien y que hay un mundo maravilloso en el que podemos existir”, declaró emocionado. Es simplemente Chris Hemsworth, es Thor, el dios nórdico del trueno, procedente de Australia. Piel dorada, cabello rubio, ojos azules y más de un metro ochenta de músculo puro. Hollywood lo ha reconocido finalmente.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: