Enrique Alonso Cervantes
“La fama es extraña. Solo estás tratando de ser normal y entonces te encuentras en la oscuridad. Cuando la fama llegó con The Cranberries solo había giras, grabaciones de discos, sesiones de fotos y me volví adicta al trabajo. Después llegaron los ataques de ansiedad, el no poder dormir y la baja de peso (anorexia). Pensé que era indestructible, pero no era así. Cuando la vida es perfecta se convierte en aburrida; tienes que desafiarte, porque eso te da una razón para vivir”, señalaba convencida en sus últimas entrevistas Dolores O’Riordan, la inconfundible voz de The Cranberries, una de las bandas más exitosas de los años 1990, quien falleció esta semana a los 46 años de edad de forma repentina. La artista, intérprete de éxitos como “Linger”, “Zombie” y “Dreams”, entre otros, líder de la mítica banda irlandesa, estaba en Londres para realizar una sesión de grabación para su nuevo álbum.
Dolores Mary Eileen O’Riordan Burton, nació en Limerick, Irlanda, en 1971, era la menor de siete hermanos y fue educada en el catolicismo. A la profunda fe católica de su madre debía Dolores su nombre. O’Riordan se unió a The Cranberries en 1990, llamados entonces The Cranberry Saw Us, junto con el guitarrista Noel Hogan, el bajista Mike Hogan y el baterista Fegal Lawler. Su salto a la fama llegó con su álbum de debut, Everybody Else Is Doing It, So Why Can’t We? (1993), que incluía la canción “Linger”, sobre el rechazo y las frustraciones del desamor, que se convirtió en su primer éxito global. Su siguiente disco, No Need to Argue, publicado un año después, superó el éxito del primero y permitió a la banda adentrarse en nuevos registros y a O’Riordan, exhibir todo el potencial de su voz torturada y extrema, pero siempre conmovedora, la que alcanzó la cima en “Zombie”, single coreado por millones de jóvenes en los años 1990, escrita en recuerdo del terrible atentado del IRA en Warrington. No Need to Argue, vendió 17 millones de copias en el mundo y convirtió a The Cranberries en una de las bandas más grandes surgidas en el contexto del rock alternativo. Gracias en buena medida a la voz de O’Riordan, impetuosa, sinuosa y libérrima, la agrupación irlandesa clavó esa combinación de furia y dulzura que caracterizó a muchas bandas de los años 1990.
En 1996 lanzan su tercer disco, titulado To the Faithful Departed. Los críticos creían que no tendrían éxito pero pocos días después de su lanzamiento se convirtió en una superventa. La voz de Dolores acompañada de retorcidas guitarras, baterías esquizofrénicas, sonidos electrónicos y letras que hablaban de falsedad, soledad y decepciones, hacen que este disco sea un gran éxito pero al mismo tiempo arriesgado, consiguiendo doble platino en Estados Unidos, llegó a vender más de 10 millones de copias en el mundo. The Cranberries no tardaron en embarcarse en una mega gira mundial que acabaría hasta finales de año. Durante el final de la década la banda empezó con un nuevo disco que reflejaba la reconciliación y un sentimiento de querer empezar todo desde cero. En 1999 se lanzó el cuarto álbum de la banda, Bury the Hatchet, en el que se abordaban temas como el amor, hijos, matrimonio y muchas emociones. El álbum consiguió disco de oro en los Estados Unidos y vendió más de 7 millones de copias en el mundo. La banda empezó una nueva gira alrededor del globo.
En 2001 editaron su quinto disco de estudio, Wake up and Smell the Coffee, que alcanzó un éxito de 2.5 millones de copias. En septiembre de 2002 editaron su disco recopilatorio Stars-The Best of 1992-2002, el que contenía todos sus éxitos, incluyendo dos temas inéditos. Este recopilatorio tuvo más éxito que su anterior álbum de estudio, vendió más de 3.1 millones de copias. Empezaron una gira europea la cual terminó en diciembre del mismo año. O’Riordan empezó a colaborar con otros músicos en 2004 antes de lanzar su carrera en solitario con el álbum Are You Listening? en 2007, al que seguiría No Baggage en 2009.
“Soy muy sentimental y no me gusta que las cosas vayan tan rápido. Soy melancólica. Uno de los aspectos que no he cambiado en mi trabajo es la tristeza en muchas de mis letras”, destacaba.

Fue en agosto de 2009 cuando Dolores confirmó la vuelta de The Cranberries. La gira de reunión comenzó en noviembre de ese año en Estados Unidos y terminó en octubre de 2010 en Latinoamérica. Roses fue lanzado a través de Downtown/Cooking Vinyl en Estados Unidos, y de Cooking Vinyl en todo el mundo en febrero de 2012, vendió un millón de copias. Se eligió “Tomorrow” como el primer sencillo del álbum, además de canciones como “Astral Projection”, “In It Together”, que hasta ese momento eran inéditas y pasaron a formar parte del repertorio oficial del grupo, estrenándose en mayo de 2013. En septiembre de ese año, la banda anunció que se tomarían un tiempo para desarrollar sus carreras en solitario antes de preparar lo que sería su séptimo álbum de estudio. Entretanto, O’Riordan empezó a grabar nuevo material con su banda D.A.R.K., en abril de 2014. “Es emocionante trabajar con diferentes creadores. Disfruto las colaboraciones con otros artistas, es fantástico. Todos cometemos errores que nos ayudan a aprender. El hecho de ser una estrella es circunstancial”, indicaba.
El canto a garganta o Yodel Style de O’Riordan, fue una de las características más representativas del rock alternativo, tanto así que se convirtió en una de las máximas exponentes de este registro vocal en la música contemporánea y su sencillo “Zombie” es la mejor carta de presentación. Dolores perteneció a ese grupo de cantantes que durante los años 1980 y 1990 hicieron de su interpretación vocal un instrumento que rompía con los moldes de las reglas vocales melódicas, haciéndose totalmente protagonista de la canción. Irrumpió con su poderosa feminidad en la masculinizada década del grunge. Era capaz de conducir su voz con dulzura cuando la canción lo requería, sin renunciar al quejido al final de cada verso, al más puro estilo irlandés, hasta llevarla al límite de sus posibilidades. Poseía una voz estremecedora que pasaba del más mínimo susurro al grito sobrecogedor en tan solo un instante, enfrascando su canto entre las guitarras y batería del grupo, dejando constancia que su voz era un instrumento más dentro de la interpretación.
En mayo de 2016, The Cranberries informó que empezarían su próxima gira por Europa. Un nuevo álbum unplugged titulado Something Else, el cual cuenta con diez éxitos de la banda en versión acústica, más tres nuevas canciones, fue lanzado en abril de 2017. En mayo, el grupo anunció su tour con fechas en Europa y Estados Unidos. En junio, a poco días de empezar las primeras fechas europeas, la gira se suspendió por problemas de salud de O’Riordan, quien además padecía un trastorno bipolar. “Creo que es importante experimentar y crear cosas distintas para hacerlas más interesantes. He tratado de hacer cosas que no había hecho antes. No puedo controlar todo lo que pasa a mi alrededor, así que ya no me preocupo más por eso”. O’Riordan visitó Guadalajara en septiembre de 2007 y diciembre de 2011 como solista. The Cranberries vino a Guadalajara en febrero de 2010. Descanse en paz Dolores O’Riordan (Ballybricken, 6 de septiembre de 1971-Londres, 15 de enero de 2018), su voz acompañará a toda una generación, hoy, mañana y siempre.

 

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: