Música y arte el lema de Coachella, el festival que desde 1999 se celebra en Indio, California a unas casi dos horas de Los Ángeles.

Coachella 2008

El festival que se dispuso a hacer las cosas diferentes, apartar un sinfín de artistas musicales alternativos, independientes, con una alta propuesta intimidante para quienes apenas tenían acercamiento con talento como The Chemical Brothers, Tool, Moby, Gus Gus, por mencionar algunos. Implementar unas bellas instalaciones de varios plásticos usando el majestuoso desierto de fondo, los verdes pastos de Club Empire Polo que tenían la misma importancia que la música presentada. Golden Voice la empresa que fundó el festival que luego fue adquirida por AEG Live, se preocuparon por mostrar el jet set de lo actual dentro del rock y la electrónica y el top de las leyendas de rock y que tuvieron un impacto en los movimientos culturales, Roger Waters, Prince, Depeche Mode, Kraftwerk, Björk, The Cure, NIN, que logró reunir a los Rage Againts The Machine, tener a las figuras más importantes del house como DJ Harvey o Masters Of Work. El festival amigable en el que el mundo alternativo quería ir por toda la experiencia que se podía obtener. Con el paso del tiempo y sus nuevos dueños vieron como agregar artistas del momento, podía generar grandes cantidades de dinero, quitando a los artistas punk, las leyendas del rock el house y todo lo que no perteneciera a la moda. El uso excesivo del EDM, trap y pop súper producido ahora encabezan sus listados, el arte quedó a un lado a lo que originalmente se proponía. El festival para el público en general fue en total abandono, la subida estratosférica de los costos de sus boletos que año con año suben sin freno y que se pelean entre miles por internet como la última lata de caviar en California. Recién salió el cartel para la edición 2019, que nos deja los últimos rastros y ya irreconocible Coachella, en letras diminutas a los artistas alternos. Bad Bunny, J Balvin, Ariana Grande, Los Tucanes de Tijuana, causaron controversia, y no habría problema si se compensara con otros sagrados del rock, pero parece que Coachella nos desea dar un fin de semana tipo Las Vegas, deseando tener los artistas de moda, del momento, los del top en el trap, en el pop, que podemos ver cualquier día en cualquier parte, sin ninguna novedad, sin el deseo de observar algo que difícilmente podríamos ver en algún otro sitio.

Coachella 2019

Coachella se convirtió en un festival de la radio o de algún casino, nuevamente reiterando de Las Vegas, a un precio sobre explotado, pero los directores de Coachella, Golden Voice, no quieren dejar fuera el mercado nostálgico y alternativo por eso fundaron otros festivales como el de Arroyo Seco, Panorama, Stage Coach, Tropicalia y adquirir a su cartera, Hangout, Firefly y FYF. No solo el operar festivales, le han apostado por el manejar los escenarios para bandas nuevas de rock y consagradas como El Rey, Fonda, FOX en Pomona, Shrine, The Regency en San Francisco, The Roxy en LA, The Warfield, no quieren dejar ir ningún mercado, pero lamentablemente el festival institucional es otra cara para otro mercado.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: