Escritor, productor, artista visual, DJ, el británico David J, ex bajista de Bauhaus y Love and Rockets, se encuentra actualmente en una gira mundial junto a Peter Murphy ex voz de Bauhaus, para conmemorar el 40 aniversario de esta celebre agrupación de post punk gótico, concierto que pudimos disfrutar como parte de los actos del Roxy Fest 2018 y 8 meses después tendrán su concierto en solitario el 12 de enero en Teatro Diana interpretando en su totalidad la producción, In The Flat Field. David J ofreció una entrevista con Ciento Uno desde el aeropuerto de Los Angeles, California.

-¿Cuál es la sensación real de regresar a Guadalajara a 8 meses de tu actuación dentro del Roxy Fest?

-En verdad estamos muy ansiosos de regresar a Guadalajara, la última que vez que tocamos en el festival de esa ciudad, fue demasiado monumental, ya que era la primera vez que tocaba con Peter Murphy, desde que se separó la banda (Bauhaus) en 2006. Fue una gran fecha, fue demasiado espiritual, la audiencia apasionada, envuelta, involucrados con nosotros.

-¿Qué sentimientos tienes acerca de esta gira mundial?

-Tengo que decir que estoy muy contento de haber vuelto a la posición de volver a tocar el bajo, por así decirlo. Tocar con Peter Murphy es inspirador ya que es un gran intérprete, todo un espectáculo, tiene un gran poder y es el responsable de la respuesta de las audiencias en todo el mundo, ha sido fenomenal, el poder convocar a muchas caras jóvenes, realmente ha sido una alegría.

¿Sigues involucrado en el arte multimedia?

-No he hecho ningún arte visual por un tiempo, ya que me he involucrado tanto con la música y actualmente tengo varios álbumes pendientes, incluidas varias colaboraciones y un nuevo álbum doble, solo que se lanzará en septiembre y creo que es el más fuerte hasta ahora ya que siento que sería muy difícil sacar algo mejor.

-¿Recuerdas el concierto de Bauhaus en el Cine Opera de Ciudad de México en 1998?

-Recuerdo muy bien ese espectáculo explosivo, al día siguiente de la función vi en un periódico, era el titular de la primera plana y exclamaba “El Pandaemonium del Murphy”. El día del concierto recuerdo perfectamente como el enorme candelabro del teatro se balanceaba sobre la multitud y el yeso blanco del techo cayendo como copos de nieve, debido a los saltos y golpes de la gente y eso fue antes de que tocáramos. Las audiencias mexicanas están sin duda entre algunas de las más animadas.

-¿Podrías decirnos que bajos traes contigo en esta gira?

-Solo estoy usando un bajo, es un Fender P Fretless de 1972, es mi bebé. Combinado con un clásico Ampeg SV2, varios pedales y un básico Boss Fuzz BOX

-¿Qué opinión tienes acerca del cartel de Coachella de este año a comparación de los que estuviste?

-Tengo que decir que creo que la alineación de Coachella de este año es muy débil, todo el evento se ha convertido en algo muy diferente de lo que era cuando comenzó y en el cual me toco participar con Bauhaus (2005) y Love and Rockets (2008). Creo que todo comenzó a ir mal cuando lo hicieron dos fines de semana en lugar de solo uno.

-¿Tu pensamiento acerca de la industrial de la música de hoy en día?

-La industria como tal se ha ido reduciendo durante hace tiempo y es mucho más difícil que surjan nuevos artistas. Las ventas de los discos han bajado, por la música gratis en internet, pero ha resurgido la industria de los conciertos, que es ahora la única manera real de ganarse la vida.

-¿Te agrada que el post punk, gótico y derivados tengan tanto impacto en los jóvenes?

-Es interesante que debido a la falta de música nueva y emocionante, muchos jóvenes y personas de veititantos años están mirando hacia atrás a la era post punk en busca de inspiración, lo que explica la presencia de un gran contingente joven en estos espectáculos recientes que hemos estado disfrutando.

Héctor Castro Aranda.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: