La leyenda viviente de la ópera, Plácido Domingo, regreso a Guadalajara, ahora en papel de dirigir la Orquesta Filarmónica de Jalisco junto al Coro Municipal de Zapopan.  El dos de diciembre justamente en la sala que lleva su nombre, en el Conjunto de Artes Escénicas y una taquilla vendida en su totalidad, 1,800 personas disfrutaron de la dirección del español. Concentrado, sintiendo la estruendosa obra, Misa de Réquiem del compositor Giuseppe Verdi. La OFJ y Plácido Domingo, hicieron el perfecto encuentro, las emociones se desbordaban en cada músico, la mirada intensa de Domingo, fue el complemento exquisito de  un evento sin precedentes para la historia. María Katzarava, Nancy Fabiola Herrera, Arturo Chacón-Cruz  y Nicholas Brownlee, los solitas encargados de poner voz a la obra de Verdi, que sonaban en cada rincón de la sala. Plácido Domingo, aprovecho para celebrar el centenario del natalicio de su madre, Doña Pepita Embil, La Reina de la Zarzuela, que tuvo una gran carrera en esta ciudad al igual que Plácido, donde hizo su debut profesional. En las afueras del conjunto se proyecto en pantalla gigante este evento en directo para los asistentes que no tuvieron la fortuna de obtener un boleto.

 

 

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: