Patricia Bañuelos
The Walk no es una película, The Walk es un espectáculo visual que no se debe perder. Imprescindible optar por la versión IMAX 3D si en verdad quiere disfrutar el show a partir del viernes 16 de octubre.
Robert Zemeckis (Back to the Future, Forrest Gump) se aferró a trascender como un icono de los efectos especiales. Don Robert, ya le había echado el ojo a la historia del equilibrista o funámbulo francés Philippe Petit, quien tuvo a bien cometer el “crimen artístico del siglo” al cruzar caminando sobre un cable la distancia entre las dos torres del desaparecido Word Trade Center de Nueva York. El director James Marsh, se llevó muchos premios en el 2008 por el documental de esta historia, pero la mira de Zemeckis iba más allá. Asegura que no hizo la película antes, porque no tenía la tecnología suficiente para hacerla.
El Sr. Volver al futuro, necesitaba algo majestuoso y lo consiguió. Convirtió en un cuento de hadas, en una fábula espectacular, la historia de Philippe Petit (Joseph Gordon-Levitt). La cinta cuenta el nacimiento del sueño y todos los obstáculos que tuvieron que sortear durante años para conseguirlo. Petit contó con la ayuda de su novia Annie (Charlotte Le Bon), de su maestro en la cuerda Papa Rudy (Ben Kingsley) y su amigo fotógrafo Jean-Luis (Clément Sibony).
La historia en tan increíble como cierta, el mismo Philippe se aseguró que el guión se apegara a sus vivencias. De las cuales no existe registro fílmico, solo fotográfico. No me pareció ver a Petit en los créditos como narrador, pero se supone que él mismo narra la historia a través del personaje de Joseph Gordon-Levitt, en lo alto de la estatua de la libertad.