Con más de 70 años de experiencia en los escenarios, los primeros vividos, cómo el mismo lo ha confesado, en teatros de Guadalajara, llega a la Sala 2 del Conjunto de Artes Escénicas el primer actor Ignacio López Tarso en dos montajes alabados por la crítica mexicana: Un Picasso y El padre, en dos funciones cada una, el 14 y 15 de febrero respectivamente. Ambos montajes son dirigidos por Salvador Garcini. Ignacio López Tarso ha incursionado en todos los géneros escénicos. Incluso
fue pionero en la grabación de discos en los que recitó poesía. Teatro clásico como La Celestina, y moderno como El cartero y Aeroplanos, forman parte de sus más de 30 montajes. Su medio centenar de películas incluyen Pedro Páramo (1966) y El gallo de oro (1964), filmes inspirados en la obra de Juan Rulfo. Pero sin duda se le recuerda con especial cariño en su interpretación de Macario (1959), también basada en el cuento de Rulfo. En televisión también ha dado vida a entrañables personajes, sobre todo ya en su etapa madura. Un Picasso parte de una anécdota poco conocida del pintor catalán durante la Segunda Guerra Mundial, cuando es detenido por la funcionaria de cultura alemana Miss Fishcer para que le ayude a determinar la falsedad o autenticidad de ciertas pinturas, durante la ocupación de Alemania a Francia. En su visita a Guadalajara, López Tarso estará acompañado de la actriz venezolana Gabriela
Spanic. El diálogo que sostienen ambos personajes viaja por todas las tonalidades del
teatro: desde la comedia hasta el más profundo melodrama, pues sus vidas se
cruzan mucho más allá de un simple encuentro profesional. La obra ha completado ya las 350 representaciones en la capital mexicana. Al siguiente día, los asistentes al Conjunto de Artes Escénicas podrán disfrutar de El padre, en el que López Tarso es acompañado por Lucero Lander, Érika Buenfil, Lisardo, Adriana Nieto y Sergio Basáñez. Se trata de una conmovedora historia que se centra en la vida de un hombre que padece Alzheimer y todo lo que le rodea. López Tarso declaró a la periodista mexicana Mariana Mijares que “la obra es divertida, y tiene la ventaja de que plantea un grave problema en medio de situaciones muy cómicas. En medio de risas se conoce al personaje real; alguien que está viviendo una tragedia. Pero es bonito que el acercamiento a este personaje sea con buen humor”.

Por su parte, Sergio Basáñez dijo que la obra tocará profundamente, pues “es un tema muy difícil y terrible porque seguramente todos hemos tenido a alguien cercano que ha vivido una situación como ésta. Eso es muy difícil porque los seres humanos somos nuestros recuerdos”. Salvador Garcini es director de teatro, cine y televisión en México. Entre sus trabajos destacan las telenovelas Corazón salvaje y Mujer de madera, y en cine Cabeza de Buda y Divina confusión.
Ambas obras tendrán dos funciones, a las 19 y 21:30 horas, y los precios de los boletos son de 380 a 600 pesos, disponibles en taquillas del teatro y en el sitio www.conjuntodeartesesenicas.com.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: