Enrique Alonso Cervantes

“Quiero tener un show realmente grande. Quiero ser competitivo. Quiero estar en un mundo donde la gente cree mejores y más grandes espectáculos. Creo que hay una competencia sana en esto. Fui a ver otros shows como el de Drake y los verdaderos artistas dicen ‘¡Guau!’, porque cuando uno ve algo que lo impresiona, como artista piensa, ‘yo quiero tener algo como esto'», señala convencido John Mayer, el destacado músico, altruista e influencer, quien es uno de los artistas más reconocidos de los recientes años, tanto como intérprete y compositor. 
Amar a Mayer es muy fácil. Simplemente hay que escuchar su disco Where the Light Is: John Mayer Live In Los Angeles. También ayuda escuchar “Your Body is a Wonderland”, canción que le escribió a la actriz Jennifer Love Hewitt, o seguir su cuenta de Instagram. 
En fin, a pesar de que es conocido como un bad boy, la música que escribe y su habilidad para tocar la guitarra son razones fuertes para enamorarse de John. Durante la presentación del premio a Canción del año en la ceremonia de los Grammy, Alicia Keys, recordó el momento en el que ella estaba nominada por la canción “If I Ain’t Got You” en 2005. “En 2004 soñaba con ganar por la canción ‘If I Ain’t Got You’. Así, que, cuando mi héroe Stevie Wonder, abrió el sobre y empezó a leer en braille, sabía que iba a decir mi nombre”. La canción no ganó. De la boca de Stevie salió el nombre de John Mayer que ganó por “Daughters”. Pero es aquí donde empezó una amistad y complicidad que vimos en la pantalla durante la ceremonia. Mayer decidió romper su premio, al estilo de Lindsay Lohan en Mean Girls, y le dio la mitad a Alicia. 
Asimismo, Mayer está lanzando una fundación enfocada en mejorar la salud de los veteranos de guerra a través de la investigación científica. El cantautor anunció The Heart and Armor Foundation, que planea enfocarse en veteranos de guerra con estrés postraumático y satisfacer las necesidades emergentes de veteranas mujeres. Aunque anunció públicamente la fundación, Mayer ha estado trabajando en esta causa desde 2012 junto con veteranos de guerra, científicos y médicos clínicos. «Llegamos con cosas como artículos de investigación ya publicados y el suficiente dinero recaudado como para realmente construir algunos programas piloto. Queremos que primero esté funcionando para que muchas de las preguntas sean respondidas antes de tratar de crear conciencia entre la gente. Creo que esto hace mucho más convincente el mensaje. Esto no es algo en cero tratando de llegar a cinco; es algo en 50 que queremos llevar a 100». 

Mayer, cuyo padre fue un veterano de la Segunda Guerra Mundial, dijo que decidió crear la Heart and Armor Foundation tras visitar el Campamento Lejeune del Cuerpo de la Marina estadounidense en el 2008. «Esto lo hice con un amigo mío, así que yo era el acompañante y nadie sabía que estaba haciendo ahí la investigación”. 
John Clayton Mayer (Bridgeport, Connecticut, Estados Unidos, 16 de octubre de 1977), conocido simplemente como John Mayer, es músico, compositor y productor discográfico. Se crió en Fairfield, Connecticut y cursó sus estudios en el Berklee College of Music de Boston antes de mudarse a Atlanta, Georgia, en 1997, donde refinó sus conocimientos musicales y comenzó a conseguir atención mediática y cierto seguimiento. Sus dos primeros álbumes de estudio, Room for Squares y Heavier Things, tuvieron bastante éxito comercial, ambos consiguiendo ser certificados multiplatino. En 2003, ganó un premio Grammy en la categoría de Mejor interpretación vocal pop masculina por la canción «Your Body Is a Wonderland».
Comenzó su carrera tocando rock gospel acústico, acercándose poco a poco hacia el género del blues, llegando a colaborar en 2005 con artistas destacados como B. B. King, Buddy Guy y Eric Clapton, formando el John Mayer Trio. La influencia del blues es patente en su álbum Continuum, lanzado en 2006. Ganó el premio Grammy en la categoría de Mejor álbum vocal pop por Continuum y Mejor interpretación vocal pop masculina por «Waiting on the World to Change» en la gala número 49 de los Grammy 2007. Battle Studies, su cuarto disco de estudio, salió al mercado en 2009, a partir de ahí todo fue miel sobre hojuelas. La carrera de Mayer se ha extendido hasta abarcar stand-up comedy, diseño gráfico y escribir; ha escrito columnas para revistas, entre ellas Esquire. También se dedica a actividades filantrópicas». Desde que empezó a estudiar guitarra, motivación que le llegó tras ver la película Back to the Future, John Mayer se obsesionó tanto por el instrumento que su padre y su madre llegaron a preocuparse hasta tal punto de llevarle al psiquiatra en dos ocasiones.
Su primer adquisición importante fue el modelo de guitarra Stratocaster Stevie Ray Vaughan de 1996, que fue el instrumento protagonista hasta su segundo álbum y en el que grabó sus iniciales. Desde entonces se convirtió en un coleccionista obsesivo de distintos tipos de guitarra, llegando a tener más de 26 modelos en la actualidad. Desde entonces se convirtió en un coleccionista obsesivo de distintos tipos de guitarra, llegando a tener más de 26 modelos en la actualidad. Además de los escenarios, podemos verle en un episodio de CSI interpretando las canciones “Waiting on the World to Change” y “Slow Dancing in a Burning Room”. La canción “Daughters”, que mereció un premio Grammy, fue compuesta por el artista en la ducha. Su presencia y actividad en las redes sociales, en las que tendía a expresar sin ningún pudor ni control su propio parecer, hizo que se metiera en una serie de situaciones comprometidas, por lo cual decidió desaparecer de internet durante un tiempo de absoluto mutismo. Su canción favorita de sus propios álbumes es “3×5”, que se incluye en uno de sus primeros discos Room for Squares. Su película favorita es El Indomable Will Hunting.
Mayer tiene la reputación de ser poco sensible con sus parejas. Cuando cortó con Jennifer Aniston decidió dar una conferencia de prensa improvisada frente a los paparazzi para explicar que fue él quien terminó la relación. Después de salir con Jessica Simpson comentó que la relación con ella era “ algo explosivo”. Por eso es que ahora nos sorprende su comentario donde asegura que la canción de Taylor Swift, “Dear John” (escrita acerca de él) lo hizo sentir realmente humillado. “Me hizo sentir terrible porque realmente no lo merecía. Soy bueno en aceptar mis errores ahora, y nunca hice nada para merecer eso. Fue algo muy feo de su parte”. La canción apareció en el álbum de Swift Speak Now en 2010, poco tiempo después de que Mayer se alejara del mundo del espectáculo un par de años. Será que ahora sí le atine a la pareja adecuada y esto le sirva de inspiración para seguir deleitándonos con su música. “Mi próxima colaboración creo que va a ser más por el lado de la producción. Me interesa mucho y me da curiosidad la idea de trabajar con ciertos productores. También me gusta la idea de hacer un disco de ensamble como un John Mayer presenta, en el que sea menos cantante y más el músico que hace las pistas”, finalizó convencido el cantautor de corazón de condominio. Cada disco, un amor.

  

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: