Enrique Alonso Cervantes
“¿Qué es lo que busco transmitir a la gente a través de mis canciones? Lo que espero es lograr una conexión con ellos con canciones divertidas como “California Gurls” o “Last Friday Night”, o temas que están en un nivel emocional como “Fireworks”. Qué pretendo, que los inspiren y se conviertan en mantras, es decir, que puedan curar sus problemas, puesto que la música para mi es una cura”, indica categórica Katy Perry, la auténtica princesa del pop y reina absoluta de las listas.
Perry está en uno de sus mejores momentos como artista. ¡Y no es para menos! Regresó al mundo de la música con la publicación de varios sencillos que están siendo todo un éxito en decenas de países. Sin duda, está marcando un antes y un después en el ámbito musical. La cantante de 33 años comenzó el Witness: The Tour, mucho más tarde de lo previsto. Todo se debió a que Katy necesitaba más tiempo para perfeccionar cada uno de los elementos de producción de todo el show. ¡Casi nada! Pero la espera valió la pena puesto que el concierto cuenta con 21 canciones donde 10 de ellas están incluidas en su reciente trabajo discográfico. “Hablo de mis verdades y pinto mis fantasías en estas pegajosas canciones pop de tamaño pequeño. Pero por las noches, cuando me quito el maquillaje, soy totalmente normal”.
Perry comenzó en septiembre su Witness: The Tour, que le hará recorrer medio mundo presentando su reciente disco. Empezó por Estados Unidos y Canadá y ha ido cerrando fechas para América Latina y Europa entre mayo y junio del próximo año. Lo que está claro es que le quedan muchos kilómetros por delante y que tiene poco tiempo para descansar. Ni siquiera en fin de año podrá tomarse las uvas en casa con su familia, ya que ha confirmado que dará un concierto en Abu Dhabi esa misma noche. “Estoy contenta con el camino que he seguido para poder llegar hasta aquí. Tengo momentos en los que me siento en las nubes, pero no, para mí Beyoncé es la estrella pop más grande del mundo”, revela.
Cuando termine su paso por Europa le tocará ir a Australia, el 20 de agosto de 2018 tiene cerrado su último concierto en Nueva Zelanda, aunque no se descarta que siga ampliando fechas si la aceptación sigue siendo tan buena como a la fecha. Lo cierto es que asistir a sus conciertos es todo un espectáculo que va más allá de lo sonoro. Lo visual tiene mucha importancia y la puesta en escena es muy teatral y a lo grande. Podemos verla dentro de unos labios gigantes a una altura considerable, moverse entre unos dados enormes, montarse en un partido de baloncesto a gran escala o hipnotizar con sus televisores a gran escala. “Me gusta mucho escuchar música, lo hago cuando estoy de gira y descansando. Me gusta escuchar algo distinto, inspirarme con otra música, con otra clase de estilos. Mi música ya la conozco como la palma de mi mano, así que prefiero disfrutar cosas diferentes”.
El tramo latinoamericano de la gira Witness comenzará el 8 de marzo, en Santiago de Chile, y luego seguirá por Brasil, Perú y México en Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.
Tras convertirse en la primera persona en superar los 100 millones de seguidores en Twitter, Perry se enfocará en su trabajo de todos los días, ser estrella del pop. La gira Witness: The Tour, transcurrirá a lo largo de ocho meses. “En cuanto a la gira, ¿cómo me preparo?, es un adiestramiento similar al que sigue un atleta que va a competir en las Olimpiadas. Necesito tener un nivel de energía muy alto, porque he crecido mucho desde la gira de Hello Kitty. Esta nueva será en lugares más grandes, con decenas de miles de personas, lo cual exige mucho de mi. Es algo durísimo y agotador, pero los fans me han apoyado mucho desde siempre”.
Hay una buena dosis de nuevos y viejos temas en la gira Witness: The Tour. Algunos de los mayores hits de la carrera de Perry aparecen en una de las primeras secciones, irónicamente titulada Act My Age, que incluye temas como “Teenage Dream”, “Last Friday Night” o “I Kissed a Girl”, después se da protagonismo a lo nuevo. El show está compuesto por cinco partes, cada una con un vestuario y escenografías propios. Y de lo nuevo se ha escogido lo mejor: al margen de los singles en las listas, “Chained To The Rhythm” que suena al principio, “Bon Appétit”, que suena intercalada con “What Have You Done for Me Lately?” de Janet Jackson y “Swish Swish”, que suena al final. Además se escuchan “Witness”, “Roulette”,”Hey Hey Hey”, “Power”, “Déjà vu”, “Save As Draft” y “Tsunami”. Cierran “Roar” y “Firework” y por supuesto “Dark Horse” hace acto de presencia, no hay más que echar un vistazo a la dirección artística y de vestuario del show para ver que está completamente inspirado en sus videos y en general en el arte pop de vanguardia. Algunos atuendos hacen pensar en lo avanzada en su tiempo que ha estado siempre, Katheryn Elizabeth Hudson Perry, su nombre real. “Para relajarme busco espacios en los cuales descanso cada vez que puedo. Me gusta establecer patrones: levantarme temprano y desayunar bien, hacer ejercicio y caminar, eso me ayuda a mantenerme enfocada”.
La música inspira la vida, el arte también. Al igual que es importante transmitir con las canciones, también lo es a través de la portada de un disco. Una buena presentación, colores y formas adecuadas, la fotografía, composición y textura son factores decisivos a la hora de comprar un disco, es el caso de Witness, el álbum más reciente de Perry, lanzado en junio. La figura de la cantante californiana protagoniza una portada extravagante y pop, con un gran trasfondo político. Se tapa los ojos para no ver cómo está la situación con Donald Trump en la Casa Blanca. El ojo en su boca hace referencia al Gran Hermano, la novela futurista de George Orwell. “Todas mis canciones describen mi vida real. Las escribo todas, viviendo. ¿Qué canción me describe mejor como persona? Estoy muy orgullosa de ‘Firework’, es como mi epitafio. Pero también paso por diferentes sentidos del humor, tengo personalidades múltiples”.
Con Witness, Perry encuentra liberación en los cambios de su propia vida y en el mundo que la rodea, interpretando canciones que inspiran tanto pensamientos como movimientos. Los sencillos lanzados hasta el momento son, el ganador del Disco de Platino “Chained to the Rhythm” al lado de  Skip Marley, “Bon Appétit” feat. Migos, así como “Swish Swish” feat Nicki Minaj, que dan muestras de la temática y la estética que domina los elementos visuales. Witness es un viaje imaginario desde el espacio exterior, hasta el espacio interior, desde los planetas, hasta el fondo de los océanos; es un viaje musical a través de los éxitos más importantes en la carrera de Katy, desde sus mega hits, hasta su más reciente álbum. “No tengo nada que esconder, ni problemas ni adicciones. Pienso que las personas me encuentran a través de mi música. Es como una caja negra, que no tiene nada insano, es un mensaje que está ahí para quienes me escuchan”.
Tras las exitosas fechas agregadas a su gira internacional, Perry anunció su llegada a México con Witness: The Tour. Show traído a Guadalajara por OCESA. La exitosa gira llegará el 11 de mayo de 2018 a la Arena VFG. Los boletos para este concierto están disponibles desde el 1 de noviembre a través de www.KatyPerry.com y www.ticketmaster.com.mx
“¿Qué es lo que más me gusta de México? Me gusta todo, su cultura que es tan rica y que en muchos aspectos está basada en la familia, que para mi es lo más importante”.
Katy Perry ha transmitido siempre su buen humor y alegría por la vida, su imagen y canciones reflejan esa misma sensación al público y fans. En sus 10 años de carrera ha acumulado más de 18 billones de streams, vendido más de 40 millones de álbumes, más de 125 millones de canciones, y obtener cuatro Guinness World Records.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: