Héctor Castro Aranda
cientounorevista.com 

Más de 30 años en el negocio del cine y sigue vigente, Keanu Reeves es uno de los actores favoritos de las audiencias globales. Carismático en persona y en cada uno de sus personajes, este actor ha sido el héroe universal, sus papeles lo han enfrentado con todo lo que sea posible, virus de computadora, demonios, mafiosos, terroristas, alienígenas, viajeros del tiempo, surfistas, futbolistas, la muerte, la internet. 
Nació en el Líbano, hijo de madre británica y padre de ascendencia china y hawaiana, con 54 años de edad, el excéntrico actor se encuentra en el clímax de su carrera con la saga de John Wick, que recién estrenó su trilogía superando ya en taquilla a los Avengers; Endgame. 
Reevs lleva toda la vida luchando. En su vida personal lo hizo contra la adversidad y el dolor causado por la muerte de sus seres más cercanos, su mujer y su hija, su amigo River Phoenix, y la enfermedad de su hermana pequeña Kim, que está internada en una clínica de Italia en la que lucha contra el cáncer. Un tipo que es alérgico a las fiestas y eventos del cine y la moda, que adora pasar el tiempo libre leyendo en la enorme biblioteca que tiene en su casa de Los Angeles y que compagina su trabajo en el cine con su empresa Arch Motorcycle que fabrica motos. Se negó a hacer la segunda parte de Speed para hacer teatro. Una decisión que pagó cara ya que estuvo 14 años sin trabajar para Fox. Su imagen siempre un tanto descuidada, pero con altísima personalidad, como las estrellas de rock, metal o punk, directo y sin escalas, que le han valido las portadas en las revistas por su desafío constante a las tendencias. Ese hombre misterioso, que vive y no vive la vida normal, que se pasea entre los dos mundos de la fama y la no fama, sus filmes, sus personajes, le han valido el papel de leyenda para una de las marcas más prestigiosas de la moda. Anthony Vaccarello director creativo de Saint Laurent, lo escogió para la campaña de otoño e invierno 2019/20. Las fotografías, hechas en blanco y negro por David Sims, potencian la personalidad de Reeves. 

Tras aparecer en numerosos programas de televisión y en películas de escasa repercusión crítica y comercial, Reeves consiguió su primer papel importante como Scott Favor en My Own Private Idaho (1991), junto a River Phoenix, filme dirigido por Gus Van Sant. Ese mismo año hizo un cameo en el videoclip de la cantante Paula Abdul, para el single «Rush, Rush», siguió con el papel del agente novato del FBI, Johnny Utah en Point Break (1991), junto a Patrick Swayze, película dirigida por Kathryn Bigelow, con la que fue galardonado con el premio MTV Movie Awards 1992 al Actor más atractivo. En la actualidad es uno de los actores mejor pagados de Hollywood, sin embargo a diferencia de otras famosas figuras de la pantalla grande, es un hombre solitario y no lleva una vida de lujos, es uno de los pocos actores de Hollywood que no vive en una mansión, sino que vive en un modesto apartamento. Es habitual verlo almorzar en alguna banca de un parque o viajando en transporte público. El mismo va al supermercado y conversa con las personas en situación de calle. “Muchos necesitan felicidad para poder vivir, yo no”, aseguró alguna vez el actor.
Keanu reveló que si tuviera que elegir un superhéroe de Marvel o DC para interpretarlo sería Wolverine, pues desde niño fue uno de sus personajes favoritos. También confesó que le gustan mucho las películas de acción, pues disfruta del proceso de entrenamiento que tiene que realizar para sus personajes, por ejemplo, para Matrix tuvo que aprender Kung Fu, y para John Wick aprendió sobre el manejo de armas y judo, además le permite aportar ideas para la creación de sus personajes. «Creo que hay que luchar por no darse demasiada importancia a uno mismo. Tengo los pies en la tierra. Soy un tipo normal que disfruta con lo que hace. Mi carrera me ha dado oportunidades magníficas, pero mi día a día es bastante normal. Puedo salir a la calle y moverme como cualquiera», manifestó el hombre cuyas películas han recaudado más de 3 mil millones de dólares  en todo el mundo. 
Reeves, que cita a John Wick como uno de los papeles de los que más se enorgullece en su carrera, no le hace ascos a las similitudes que muchos ven con Liam Neeson y su sorprendente destreza como figura de acción madura en cintas como la saga Venganza.
«Ser considerado un tipo duro de Hollywood es un honor», reconoció el intérprete, capaz de aniquilar sin casi despeinarse a 84 personas en la primera parte y de elevar el número a 141 en esta nueva entrega. Reeves, al contrario que su personaje, disfruta con las pequeñas cosas de la vida: «Mi idea de la felicidad es una buena comida, un buen vino y pasear en moto por Sunset Boulevard».


(Comentarios: hectorcastro@cientounorevista.com).

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: