Héctor Castro Aranda
cientounorevista.com
El guión de la siguiente película de Quentin Tarantino trataría sobre los crímenes perpetrados por la Familia Manson, como así se denominó al grupo de seguidores del sádico criminal Charles Manson. Sin embargo el contenido del producto, que lleva cinco meses terminado, no se centrará exclusivamente en los asesinatos perpetrados por Manson y los suyos, el más famoso de ellos, hay que recordar, fue la muerte de la actriz Sharon Tate, por entonces esposa del afamado director de cine Roman Polanski.
“La película no se centra en Charles Manson, sino sobre 1969”, comentó Tarantino.
En noviembre se filtraron también unas declaraciones del director en las que aseguraba que “decir que la película es sobre Charles Manson es igual que decir que Malditos Bastardos es sobre Hitler”.
Para su nuevo filme, Tarantino podría contar para papeles protagonistas con artistas de la talla de Margot Robbie (que interpretaría a Sharon Tate) o Jennifer Lawrence, además de otros habituales en proyectos del cineasta, como Samuel L. Jackson. Brad Pitt y Leonardo DiCaprio, que también trabajaron con Quentin en anteriores producciones, podrían tener un papel; al igual que otros asiduos de Tarantino, como Christoph Waltz, Tim Roth, Zoe Bell, Michael Madsen, Harvey Keitel o Walton Goggins. El que seguro tendrá un papel, sin ningún género de duda, será el propio Tarantino, que ha participado como actor (o como voz en off) en todas las películas de su filmografía.
Charles Manson: mitología del criminal que destruyó el sueño hippie en 1969 con sus atroces crímenes. Manson murió en noviembre de 2017 tras cuatro décadas en prisión, pero deja una estela que alteró la psiquis y la cultura de todo un país.
La película, ambientada en Los Angeles, en el verano de 1969, se centrará en un actor de televisión que quiere entrar en el negocio cinematográfico, al igual que su doble. Sobre Manson, la historia sobre sus asesinatos sirven de telón de fondo para la historia principal. La actriz Sharon Tate, mujer de Roman Polanski por aquel entonces, y una de las fallecidas, sería el nexo de unión con los crímenes de la Familia Manson. Según lo previsto, Tarantino comenzará el rodaje en 2018, y estaríamos ante su penúltima cinta, ya que, según confesó, se retirará tras rodar su décima película.
“Si tuviera que hacerlo todo de nuevo, lo haría muy diferente”, le dijo Quentin Tarantino al periodista argentino Fabián W. Waintal.
Nadie sabía quién era hace 25 años Quentin. Nadie. El éxito le cayó como un balde de agua fría, dos años antes de Pulp Fiction, cuando presentó en el Festival de Sundance la película Reservoir Dogs.
Quentin Tarantino nació el 27 de marzo de 1963 en Knoxville, Tennessee, y Reservoir Dogs no ganó ningún Oscar, ni la Palma de Oro, pero fue suficiente para abrir las puertas de Hollywood e imponer el estilo que lleva la firma registrada de Quentin Tarantino.
–¿Quedan buenos recuerdos de aquella primera vez que vio con público el debut como director de Reservoir Dogs, 25 años atrás?
–Aquello fue un desastre. Había tanto que yo no sabía (con Reservoir Dogs), que si tuviera que hacerlo todo de nuevo, lo haría muy diferente. Pero la primera proyección había sido en el Festival de Sundance, y aunque la película era en Cinemascope, en la sala no tenían los lentes correctos para el proyector. Pero dejé que la mostraran, porque yo no sabía que no podían. Eso ya era suficientemente malo. Sobre el final, en la escena donde todos están gritando entre ellos, de repente alguien prendió las luces de la sala. Cuando se dieron cuenta, alguien pidió que las apagaran. Y cuando en la pantalla estaban apuntándose entre todos, en el mejor momento de suspenso, se cortó la luz por completo. Eso fue lo que viví con el público por primera vez. Fue un desastre total.
–¿Y cómo fue que se volvió tan popular entonces?
–En aquella época, en la segunda semana en Sundance volvían a pasar las películas para gente de la industria, aunque ahora es al revés. Era cuando los representantes, los ejecutivos y los actores formaban parte del público. Estaba Sean Penn, por ejemplo. Y esa proyección estuvo fantástica. Ni siquiera me plantearon una sola pregunta, algo que me pareció muy cool.
–Y hoy… ¿se da cuenta del impacto que tiene en el mundo entero, más allá de Hollywood?
–Sí, incluso es un orgullo poder decir que soy director de cine internacional. Es la forma en que me veo. No soy un director de cine estadounidense. Soy estadounidense y director de cine, pero hago cine para todo el planeta Tierra. Y desde que recorrí el mundo con Reservoir Dogs, vengo haciendo lo mismo. Hago cine para todo el mundo. Con información de agencias. (Comentarios: hectorcastro@cientounorevista.com).

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: