Turismo

La vista en el puente colgante Charles Kuonen evoluciona a cada paso

Written by HectorAra

Hace unas semanas cerca de Zermatt, en Suiza, se inauguró uno de los puentes peatonales colgantes más largos del mundo, donde los únicos que lo podrán disfrutar plenamente serán aquellos que no padecen de vértigo, la travesía es cruzar a pie los 494 metros que mide el puente, en una base de 65 centímetros de ancho, que en algunos tramos llega a tener 85 metros de altura. Según la oficina de turismo de este país es el colgante más largo del mundo.  Eso sí es muy seguro en toda la extensión de la palabra, la empresa Swissrope ha instalado un sistema especial que permite que el puente apenas se balancee, las cuerdas que lo sujetan pesan ocho toneladas. El puente lleva por nombre Charles Kuonen, bautizado así en honor a uno de sus patrocinadores.
Y vaya que es sorprendente este puente porque no hay uno de esas dimensiones y estructura en el mundo. En Reutte, en el Tirol austriaco, existe un puente que llega a tener 110 metros de altura, pero solo tiene 405 metros de largo. Esta línea colgante forma parte de una ruta de senderismo, actividad muy querida por los suizos, al sur de Suiza entre los pueblos de Zermatt y Grächen,  con vistas al legendario monte Cervino y fue construido para remplazar otro anterior que fue dañado por caída de rocas en 2010. Para llegar por medio del puente a estos dos pueblos se necesitan por lo menos dos horas y media; mientras que sin el puente el recorrido completo era de un pueblo al otro de aproximadamente dos días.
Para construir esta maravilla arquitectónica se necesitaron unos 730.000 francos suizos (750.000 dólares aproximadamente). El puente abrió sus puertas al público el 29 de julio de este año.  También por esta pintoresca ruta, los senderistas pueden observar algunos de los picos más altos de los Alpes suizos; entre ellos el majestuoso Matterhorn, de 4,478 metros de altura.
Así que, si lo que quieres es pura adrenalina prepara tu siguiente viaje a Suiza y disfruta de este enorme colgante llamado Charles Kuonen, que como vemos no es apto para personas con vértigo, y es así, que los casi 500 metros se recorren caminando sobre un tejido de malla metálica, lo que permite perfectamente observar para abajo, al ras de tus pies, el precipicio en todo esplendor.

About the author

HectorAra

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: