Los Philadelphia Eagles hicieron historia y rompieron con la maldición al ganarle a los New England Patriots, favoritos al título, en la final de la NFL y conquistar el Super Bowl LII. El resultado final fue 41-33. El primer ataque fue para los Eagles que no consiguieron el touchdown aunque gracias a Jake Elliot lograron poner el 3-0 en el marcador para romper el cero. Lo mismo sucedió en la primera ofensiva de los Patriots que sumaron de a tres gracias a Gostkowski. Pero la historia queda al margen al momento de saltar al campo de juego. Allí se plantarán los Philadelphia Eagles, que llegan a su tercer Super Bowl en la historia, pero sin haber podido ganar todavía el título. Su gran estrella es Nick Foles, de 29 años, que vivirá su primera experiencia en un Super Bowl. Es el principal argumento de un equipo que perdió las finales de la NFL en 1981 (Super Bowl XV), por 27-10 ante los Oakland Raiders, y en 2005 (Super Bowl XXXIX), cuando cayeron 24-21 ante los propios Patriots. El duelo se llevó a cabo en el U.S. Bank Stadium de Minneápolis, un estadio construido entre el 2014 y 2016, que costó aproximadamente 1.100 millones de dólares. Hubo 70.000 espectadores en el recinto, pero millones de personas expectantes en todo el mundo. Los fanáticos no sólo vieron el juego, también presenciaron el show de medio tiempo a cargo de Justin Timberlake. 

Vía:infobae.com

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: