Eustacio Asnar

Sí. Tengo 45 años y los videojuegos son parte de mi dosis diaria de “adrenalina”. Al momento, en mi ahora “viejo confiable” PS4, le pongo atención a Sekiro: shadows die twice NBA2K18 y al ultra complicado Nioh. Desde los siete años, en un Atari 2600, comenzó mi idilio con esta forma de entretenimiento. A lo largo de este tiempo, he completado experiencias tan increíbles como Crystal Castles, Castlevania 3 y Symphony of the Night, los homónimos God of War (para PS1 y PS4 respectivamente), los Fire Emblem y los Advance Wars (para Game Boy y NDS), los Punch Out (solo el de NES y SNES) y la saga The Legend of Zelda, por mencionar solo algunas.Dicho todo esto, y con los años (y algo de dinero) “invertidos” en varias consolas, me encuentro en años recientes con un fenómeno al que no estábamos acostumbrados: videojuegos que en el día del lanzamiento traen un parche masivo. Eso, en otras palabras, es un juego inacabado. Sin terminar, pues.En cada uno de los juegos de la actual generación que he comprado el día del lanzamiento (en nuestro país y en tiendas locales), me he encontrado con tan “simpática” sorpresa al llegar a mi casa para empezar la “jugada”. En cuanto pongo el disco, se bajan a la consola los datos del juego y entonces… la “omnipresente” actualización de, al menos, 10 Gygabytes. Lejos han quedado los tiempos en que el producto completamente terminado llegaba a nuestras manos, en la forma de un cartucho o disco, ya en los tiempos del PS2. Entiendo que los videojuegos (sobre todo los AAA) de la actual generación requieren tiempos y equipos monstruosos. Entiendo que haya exigencias sobre ciertos aspectos de la producción de los mismos que no pueden resolverse en el tiempo establecido. Pero, mientras tanto, el disco duro de mi PS4 cada vez tiene menos capacidad y tengo que borrar uno o dos juegos para instalar el “nuevo”. Sí, debo comprar un disco duro externo. Otra práctica normal para nuestros días.En fin. Creo que la práctica seguirá, porque ya es un estándar en la industria. También creo que Google va a pegar un trancazo con su concepto videojueguero y que Nintendo, Sony y Microsoft, si no están temblando, seguramente ya pusieron a sudar a sus equipos de innovación y desarrollo.Felices 29, mi estimada Ciento Uno. Por aquí nos seguiremos leyendo. (Comentarios: contacto@cientounorevista.com).

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: