Del tiempo total computado por un nuevo estudio, el 86% corresponde a la lectura de ediciones impresas.
Un estudio realizado por el Profesor del Departamento de Estudios de Comunicación e Investigación de Medios en la Universidad Ludwig Maximilians (LMU) en Munich, Neil Thurman, concluye que los lectores de periódicos impresos pasan mucho más tiempo leyendo la información que los lectores digitales y que son más leales a la cabecera. El estudio se basa en datos de tiempos totales de lectura de los últimos años en periódicos con distribución regional y nacional en el Reino Unido.

Thurman se centró en medir precisamente el “tiempo empleado” en la lectura, porque considera que “nos permite ver lo significativo que es realmente el alcance de los periódicos”.

El autor apunta que “del tiempo que el público británico pasó en 2016 con una gran marca regional y siete marcas nacionales de noticias del Reino Unido, el 86% del tiempo empleado todavía corresponde a la edición impresa y sólo el restante 14% a lectura en línea”. Es decir, del tiempo total de lectura de noticias, de cada 100 minutos, 86 corresponden a lectura de ediciones impresas.

40 minutos por edición impresa; 30 segundos al día en la edición digital
La investigación revela una gran diferencia en la atención de los lectores impresos y online: “Los lectores de las ediciones impresas dedican un promedio de 40 minutos a cada número, mientras que en esos mismos periódicos, el tiempo de lectura medio en la edición online es de menos de 30 segundos por visitante y día “.

En el análisis longitudinal (desde 1999 a 2016), se observa una disminución general no solo en la circulación impresa sino también del tiempo dedicado a leer periódicos de marca, mientras que durante el mismo período aumentaron las impresiones de páginas digitales.

¿Compensó las pérdidas de la edición impresa esta nueva fuente online de atención de la audiencia? “Para la mayoría de los periódicos, no lo ha hecho”, apunta el informe.

El informe también analiza comportamientos por edades. Basado en un análisis de la correlación entre la edad de los lectores y sus comportamiento de lectura, Thurman concluye que “aunque la distribución digital permitió a las cabeceras de periódicos llegar a audiencias más jóvenes, la fugaz atención prestada por quienes acceden al contenido de los periódicos a través de PC y dispositivos móviles ha provocado que estos efectos rejuvenecedores de la distribución digital hayan quedado diluidos”.

Thurman también investigó el caso excepcional del periódico The Independent, que dejó de producir su edición impresa en marzo de 2016 y cambió exclusivamente a distribución digital. “La caída en la atención total experimentada por el periódico después del cambio fue del 81%”.

Una de las recomendaciones del informe, apunta el autor, corroborada por algunos de los ejecutivos entrevistados, es que debería prestarse más atención a la edición impresa, debido a la importancia que en cuanto alcance sigue teniendo.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: