Héctor Castro Aranda

Internet y las redes sociales se encuentran en su máximo punto de expansión, prácticamente en cada rincón del mundo se puede acceder a Internet o red social. Los dispositivos tecnológicos están hechos para entrar al mundo virtual, desde una televisión, automóvil, celular, videojuegos, etcétera. Pero se ha llegado a tal extremo de la competencia virtual, que esta comienza a perder su función de llegar al consumidor final, es decir, es tan alta la demanda en servicios de Internet y redes sociales que se pierde entre millones.
El tema reggaeton de J Balvin que está en Internet desde hace tres semanas, fue promocionado ya no solo en redes sociales, sino en impresos, posters pegados en las paredes de las calles, en los autobuses de transporte público, y no solo es el único artista de quien se estén pegando impresos en muros de las ciudades sobre nuevas producciones, Alejandro Sanz, Mon Laferte, 6ixni9, son ejemplo. 
Y retomando el caso de las vistas, ponemos de ejemplo nuevamente a J Balvin con más de 50 millones de vistas en un video, pero que no puede agotar un lugar como el Auditorio Telmex, solamente a la mitad de su capacidad, mientras que una agrupación como Iron Maiden, que tiene 300 mil vistas, puede agotar un lugar con cupo para 40 mil personas. Lo mismo se aplica para los centros de consumo, los que solamente hacen sus campañas de publicidad por redes, pero no observan  desbordados sus lugares de clientes potenciales, las filas presupuestadas por la publicidad virtual no existen. Para finalizar, el monstruo de Internet, el sitio número uno en ventas a nivel mundial, Amazon, saco su guía impresa para mostrar al comprador qué puede adquirir por Internet, guías para esta Navidad que no se están publicitando en redes, esto indica lo que se abordó al principio, la explosión del Internet es un tapón ante tanta información. (Comentarios: hectorcastro@cientounorevista.com).

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: