Ciento Uno Cultura Sociedad

Mick Jagger “nos engañó a todos”

Written by HectorAra

José Rodolfo Castro

La energía de esos cientos de miles, de millones de seguidores en cada uno de sus conciertos, es la inyección de vida, para que estos septuagenarios rocanroleros, leyendas vivientes que se regodean ante adoradores de tres generaciones, se presenten con intensidad, con pasión en los escenarios, presumiendo potencia, entusiasmo, rostros que en cada arruga transpiran desafío a la factura del tiempo.

Mick Jagger corre, baja y sube escalones, canta, grita, intensidad que proyecta Keith Richards, vigor con extensión en el respetado Charlie Watts, que cierra Ron Wood, una fuerza indescriptible, asociada desde el inicio de sus tiempos con el maligno, que explica el soporte en sus giras, sus éxitos, su consumismo al desenfreno.

Jagger 72 años de edad, Keith Richards 71, Charlie Watts 74 y Wood apenas en sus primeros 68 años de vida, mantuvieron parámetros en Zip Code Tour, la gira que iniciaron en San Diego el 24 de mayo y concluyeron en Quebec el 15 de julio, escenarios en los que expusieron su presión cardíaca, energía que soporta las juventudes internas de estos ingleses tan populares como los espacios subliminales en sus materiales grabados, canciones de los años 1970.

Todo un registro, que en tiempos actuales es mercadotecnia, pero para una o dos generaciones anteriores, se convirtió en fenómeno en torno a estos irreverentes ingleses, rebeldía para acercar masas al negocio, un diseño que se cristalizó en millones y millones de dólares. La reina nombró Sir a Jagger.

The Rolling Stones, leyenda viviente del rock, los supervivientes de los monstruos sagrados de los años 1960, una institución que debe seguir con vida, una empresa exitosa, en la que también se admira la constante de la alineación, sus rostros avejentados, mismo temperamento, más de 52 años de rock y contando. Una industria.

“Es la explicación a su trayectoria”, habla Gustavo Castro, director del restaurante Qué Pues!, en Guadalajara, conocedor de los Stones, los ha seguido en vivo, los estudia en su colección de videos de diferentes épocas, conciertos, entrevistas, reportajes, muchos los proyecta en las pantallas de Qué Pues!, desde 1991 , año de la inauguración de su emblemático recinto.

Sigue: “Observar por años a Los Rolling Stones, verlos en vivo, estudiarlos por videos, seguir detalles de Jagger en entrevistas, reportajes, hace que explote mi propia conclusión: éste (Mick Jagger) nos engañó a todos”.

–¿Y el desenfreno por las drogas, el alcohol, el sexo?

–Por supuesto que es mercadotecnia”.

–¿Qué me dice de la simpatía por el diablo, por los mensajes subliminales?

–Los mismos Stones empezaron a quitarle lo subliminal a sus discos, ellos hablan con el diablo en sus letras, lo cantan, hablan directamente del demonio”.

–¿Pero cómo explicar su energía, ese vigor que proyectan en los escenarios?

–Todavía siguen siendo niños. Las respuestas, por ejemplo, cuando le preguntaron su opinión a Richards, sobre la invasión estadounidense a Irak, él respondió contrariado que esa guerra ‘nos quita titulares’, en lugar de hablar humanitariamente, responde así, porque ellos son los rebeldes, los de la noticia, y no la invasión de Estados Unidos que hizo a Irak”. Y proyectan el vigor, la energía, porque todos son productos de gimnasio.

–¿Entonces, ni consumían drogas, alcohol?

–Yo considero que a partir de la gira de 1989, la alineación reflexionó sobre su pasado en ese mundo, y es cuando empiezan a cuidarse. Jagger entrena, por ejemplo, como un boxeador: corre a las cinco de la mañana, lleva una dieta alimenticia compuesta de frutas, verduras, jugos, descansa

y por la tarde, se mete al gimnasio, disciplina que los Stones deben llevar durante seis meses, para sus giras. Ellos se reventaron de chavos, pero mínimo tienen de 20 a 25 años con esta forma de vida, que nos hace pensar que Jagger nos engañó a todos.

–Porque de otra forma, Jagger ya se habría infartado…

–Mira, es un hombre que tan sólo con cantar, y él lo hace durante tres horas, tranquilamente baja tres kilos de peso, y además, sube y baja escalones, grita, ya le habría dado un infarto, por lo que si se mete drogas o alcohol, se muere. Así, te puedo decir que ni toma alcohol, ni fuma, y lo único que consume es agua, como un atleta de acuerdo a su edad, que hace dieta alimenticia. Observa a Watts, sus brazos son diferentes, son de gimnasio, igual que Richards y Woods”.

No es sólo un concierto, son los Rolling Stones sobre el escenario, desde el inicio de la gira A Bigger Bang, en Boston en 2005, ya tenían vendidas el 98 por ciento de las entradas, un registro que se sumará a los mil 125 millones de dólares, recaudados en sus giras mundiales, a partir de 1989, como dijo Gustavo Castro.

Entre sus records, los Stones se jactaron en 2005, que ningún otro artista los ha superado con las recaudaciones por 319 millones de dólares, y los 6.4 millones de seguidores reunidos en distintos escenarios, con su tour Voodoo Lounge de 1994.

En la playa de Copa Cabana en concierto gratuito, reunieron a un millón 700 mil personas.

Facebook/quepuesrestaurantebar

Fotografías:

radionorte.fm

southwrite.files.wordpress.com
almostdailybrett.files.wordpress.com
http://estacionk2.com/
http://www.stufish.com/
jagger mick-jagger Rolling-Stones-1 SmartSize

About the author

HectorAra

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: