32 ediciones se han celebrado de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara.  Más de un millón de personas asisten a este evento que reúne las mejores editoriales y escritores del mundo además cada año se invita a un país a compartir lo mejor de su cultura. Este año el invitado especial fue el país de Portugal y en más de 30 años por vez primera se presentó un grupo de metal en la historia de los conciertos de la FIL.  Moonspell fue la cereza del pastel de este magno evento, que mostró una cátedra de lo que es la cultura del metal en la sociedad, su importancia y como apreciarla, presentando su libro, Lobos que fueron hombres y dar un magno concierto en Foro Expo el primero de diciembre.

Cerca de cuatro mil personas atendieron el concierto de Moonspell que pagaron su deuda luego de cancelar  una gira por toda América Latina hace poco menos de dos años. En punto de las nueve de la noche los portugueses fueron recibidos de tal manera que la agrupación no podía contener la felicidad en sus rostros.  Fernando Ribeiro fue el último a entrar a escena con un candelabro en mano e interpretar “Em  Nome Do Medo”. “1755”, Ribeiro, se puso una máscara de médico de la peste negra. 1775 es el nombre de la producción del más reciente material de los portugueses.  “Desastre”, “In Tremor Die”, “Opium”, “Awake!”, “Breathe”, “Ruinas”, “Herr Spiegelmann”, “Evento”, “Vampiria”, “Lanterna dos Afogados”, “Todos Os Santos”, “Alma Mater”, “Full Moon Madness”. Los temas de la noche fría de Guadalajara, entonados de una manera elegante pero potente, un añejamiento de 25 años que les da un toque único.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: