José Rodolfo Castro

Cada Mundial el pronóstico se da natural, con el histórico es infalible: inauguró el Mundial de Uruguay 1930 y Francia lo goleó 4-1. Argentina 6-3. En Brasil 1950, 4-0 a favor de los anfitriones. Suiza 1954, Brasil gana 5-0. Suecia 1958, más goleadas, Hungría 4-0 y Suecia 3-0. Argentina 1978, Alemania 6-0, el peor resultado del Tri en su participación en mundiales, y la máxima representación de los ratones verdes.

   Después del Mundial México 1986, no participó en 1990, el Tri pareció iniciar el ascenso en la máxima justa, con la dirección técnica del doctor Mejía Barón en Estados Unidos 1994 y la de Manolo Lapuente en Francia 1998. Parecía que el mundo futbolístico nacional ya actuaba en unidad, que el Tri en siguientes mundiales estaría disputando y ganando los partidos de KO.

Lapuente, dijo tras la competición en Francia 1998, que el Tri, era ya un seleccionado de quinto grado, y que trabajando ascendería a sexto grado, para competir con las potencias campeonas del mundo, su pronóstico lo respaldaba con aquella inolvidable generación de los Campos, Claudio Suárez, Ramón Ramírez, “Cabrito” Arellano,  Cuauhtémoc Blanco, Ricardo Peláez, Luis “Matador” Hernández…

Lapuente dijo que muchos mexicanos, por el hecho de serlo, se sienten disminuidos, “por supuesto que yo no me siento disminuido, pero tengo dos creencias que a mí me funcionan muy bien: los mexicanos no somos ni tan altos ni tan fuertes como los alemanes y los holandeses, ni somos tan habilidosos como los argentinos y los brasileños, pero tenemos dos capacidades que no las tiene ningún otro pueblo en el mundo, somos capaces de resistir un esfuerzo importante y continuo durante mucho tiempo, de allí que muchos compatriotas sean campeones de caminata y de maratón y también somos muy ágiles y rápidos para el ataque, de ahí que muchos mexicanos sean campeones de boxeo en los pesos ligeros. Esas dos cualidades juntas no las tiene ningún otro pueblo en el mundo”. Publicado en la revista Proceso, número 1152, 29 de noviembre de 1998.

La actuación de ese elenco en el Mundial de Francia 1998, que ejemplificó en su máxima expresión Luis Hernández, la ratificó Hernán Darío “Bolillo” Gómez, ex técnico de la Selección de Ecuador que participó en Corea-Japón 2002, al decir que el Tri, era como los boxeadores mexicanos, jamás bajan la guardia, y que era difícil recordar a un púgil mexicano que no se levantara de la lona.

Llegaron Javier Aguirre, La Volpe, “Piojo” Herrera, y el proyecto se estancó. México, a partir de Estados Unidos 1994, es selección que clasifica en fase de grupos, y en los partidos de nocaut es perdedor.

Javier Aguirre dijo que el Tri no eliminó a Alemania en serie de penales en el Mundial de México 1986 porque “en aquella ocasión nos faltó una sola cosa para llegar más lejos, pantalones. Ese es por desgracia el sello de nuestras selecciones, la falta de personalidad”, publicó el periódico Público en su sección Privado.

El ambiente funesto entre los aficionados en torno a la Selección Mexicana que dirige el técnico colombiano Juan Carlos Osorio para su participación en Rusia 2018, no se sentía tan intenso ni con Manolo Lapuente, tampoco con el “Piojo” Herrera. Los mexicanos, los más, solo le brindan el beneficio de la duda a Osorio y dirigidos, que es igual a ver qué pasa, o, a lo mejor hacen el mejor papel de todos los mundiales.

Con la estrategia del sudamericano de rotar jugadores no hay equipo, hay desorganización, una receta para las goleadas ante Chile 7-0 en Copa América y Alemania 4-0 en Copa Confederaciones, queda al desnudo lo que le espera a México: le pasará por encima una aplanadora,  la Mannschaft, la mejor selección de futbol del mundo, y eso ocurrirá en el estadio Luzhniki el domingo 17 de junio, Día del Padre en México.

La solución para que México destaque en los mundiales de futbol la tienen los dueños del balompié nacional. No la tiene Osorio, tampoco la tuvieron los anteriores técnicos nacionales. Los seleccionados son futbolistas técnicos con la

calidad para competir y ganar en los juegos de nocaut, en los que desde Estados Unidos 1994, México ha sido eliminado en el cuarto partido, por Bulgaria, Alemania, Estados Unidos, Argentina en dos mundiales y Holanda.

Esta nota debe publicarse casi íntegra en 2022, si es que México clasifica para el Mundial de Qatar, a no ser que esa dama caprichosa llamada lógica quiera otra cosa para el Tri el domingo.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: