Los músicos dejaron huella en el Foro FIL con canciones de corte íntimo. Lafourcade ratificó su popularidad y su atracción por la música latinoamericana

Los contrastes continúan marcando las noches en el Foro FIL. La participación de Leiva y Natalia Lafourcade, en la quinta noche musical, significó una muestra de cómo se crean puentes entre dos propuestas, de muy distinto estilo y latitud, pero que logran establecer una conexión íntima con el público. Y es que la velada de anoche resultó una verdadera celebración en la 31 Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Aunque el trabajo musical de Leiva es poco o casi nada conocido en México, el cantante salió al escenario dispuesto a echarse al bolsillo al público de esta ciudad. Una aventura nada fácil, si tomamos en cuenta el cartel de la presentación. Para Leiva, las cosas resultaron a favor, debido a que desde el primer instante no dejó caer los ánimos entre los asistentes. Su “fórmula”: una banda perfectamente aceitada que demostró los alcances del pop rock de buena manufactura y una presencia desenfadada que hace de este español una posible figura con futuro en México.

Canciones de corte intimista, en las que podemos apreciar la atracción que Leiva siente por las contradicciones en las relaciones amorosas, representan una forma de aproximarnos a este músico que efectúo una selección de temas que nos recuerdan mucho la herencia de grupos españoles de las últimas décadas. De sombrero negro —un símbolo que identifica a Leiva— y cubierto de una extraña aura bohemia, la constante fueron los temas en donde los arreglos acústicos logran conjugarse con los metales y los destellos de piano. El resultado fue una experiencia en la que Leiva pudo conectar con el Foro FIL y demostrar que cuando se tiene actitud se pueden vencer barreras.

Pero la noche apenas comenzaba. La Feria Internacional del Libro de Guadalajara fue testigo de la popularidad que posee Natalia Lafourcade, del fenómeno en el que se ha convertido no sólo en México, sino en distintas partes de Latinoamérica. La cantautora logró reunir a cerca de dos mil personas dentro del foro, y a más de 4,500 personas en los alrededores del recinto —según estimaciones de Protección Civil—, algo que nos deja en claro que esta chica está en su mejor momento, pero especialmente nos deja ver que Natalia Lafourcade ha logrado el éxito debido a la constancia y la entrega en la música.

Muy a su estilo, una forma de recuperar las imágenes y sonidos del pasado para exponerlos en el presente, Lafourcade interpretó canciones que evocan a cantantes como Violeta Parra y Chavela Vargas, un homenaje en directo que tiene su principal antecedente en el álbum Musas, un disco que ha permitido conectar con distintas generaciones y que sitúa a Natalia como una de las figuras más destacadas dentro de la escena del rock pop latino.

Acompañada de Los Macorinos, músicos también de Chavela Vargas en sus últimos años, Natalia no dejó en ningún instante de interactuar con el público que, nada tímido, respondió a la cantante con aplausos y gritos, pero sobre todo, coreando, uno tras otro, los temas que hicieron de esta velada una celebración en la que Lafourcade invitó a Leiva para hacer más clara esa conexión entre España y México: “No te vas a poder olvidar de México, no podrás, Leiva”, le dijo Natalia al español para después cantar un par de cortes más y despedirse entre la multitud.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: