Héctor Castro Aranda
cientounorevista.com

Cinco años pasaron desde el anuncio de que se estaba preparando una película de Playmobil. Estaba claro que el merecido éxito de La LEGO película fue clave para ello, pero sus responsables no cayeron en el error de acelerar el proyecto sacrificando cualquier cosa para llegar lo antes posible a la pantalla grande. 

Playmobil: La película, cuenta la historia de Marla, una niña que viaja al mundo mágico animado de Playmobil para encontrar a su hermano Charlie, quien ha desaparecido de forma repentina. Durante su aventura se cruzará con personajes como Del, un cocinero charlatán de camiones de comida, el carismático agente Rex Dasher, un robot agente secreto o una extravagante hada madrina. 
Detrás de Playmobil: La película, encontramos a Lino DiSalvo, un veterano de Disney, fue el jefe de animadores de Frozen, que debuta en la dirección. Para llevar el proyecto a buen puerto ha contado con un guión firmado por Blaise Hemingway, Greg Erb y Jason Oremland. Estos dos últimos fueron los creadores de la historia de Tiana y el sapo. Las voces originales en inglés, están a cargo de las voces de Anya Taylor-Joy, Gabriel Bateman, Daniel Radcliffe, Jim Gaffigan, Adam Lambert, Kenan Thompson o Meghan Trainor. Originalmente, se esperaba que una película animada titulada Playmobil: Robbers, Thieves & Rebels, producida por On Entertainment, Wild Bunch y Pathé, fuera estrenada a finales de 2017. Este filme se estrenará a final de agosto en las salas de Estados Unidos; México ya es un lugar definido para las proyecciones por parte de Cinépolis, aún no se ha dado una fecha oficial. 
¿Pero qué es Playmobil?, la gran mayoría conocen a Lego, pero Playmobil fue parte fundamental de la felicidad de muchos niños en México, estas figuras alemanas causaron gran sensación desde los 1970 hasta principios del 2000, esto debido a malos acuerdos de mercadotecnia en México que sacaron prácticamente del mercado a estos juguetes. Hasta hace no mucho tiempo las estanterías de tiendas departamentales volvieron a colocar estos exquisitos juguetes. Siete piezas ensambladas con un tamaño de poco más de siete centímetros y que, probablemente gracias a su simplicidad, han llenado miles de hogares de todo el mundo. De hecho, desde que nacieron hace 40 años, se han producido más de 2.700 millones de muñecos con 30 temáticas distintas, desde policías y obreros hasta caballeros medievales, indios y soldados romanos. Su historia nació en 1974: en 1970 el propietario de la empresa, Horst Brandstätter, solicitó a su jefe de desarrollo, Hans Beck, crear un nuevo sistema de juguete. El diseño inicial, como el de la imagen, era extremadamente simple y apenas especificaba algunos detalles sobre cómo debía ser el juguete. Años más tarde estos pequeños muñecos se convertirían en todo un símbolo de varias generaciones. Tanto ha sido así que, según sus fabricantes, existen 374 figuras distintas, con 839 caras y 68 tipos de barbas. O lo que es lo mismo, 21 millones de combinaciones distintas. Y teniendo en cuenta el éxito de los muñequitos, ¿nadie los ha copiado? La patente del modelo de figura de Hans Beck, que expiró el pasado 5 de marzo de 1990, fue solicitada y aprobada en 1972 bajo el número DE 2205525. Sin embargo, nadie ha podido copiarles porque Playmobil goza de los derechos de propiedad intelectual y ha sido reconocido por las cortes alemanas como una pieza de arte. Estos hechos hacen que el copyright se aplique hasta 70 años después de la muerte de su creador. De modo que, teniendo en cuenta que Hans Beck murió en 2009, nadie podrá copiar su famoso modelo hasta el año 2079. En 2018 la compañía alcanzó una facturación de 686 millones de euros con su marca Playmobil, y después de su año récord en 2017, ha vuelto a registrar un crecimiento de ingresos del uno por ciento.
La facturación total alcanzada por el grupo, que incluye también la marca Lechuza, es de aproximadamente 748 millones. En 2018 la proporción extranjera de la facturación, alrededor del 70 por ciento, fue generada mayoritariamente por las subsidiarias en Francia y España, así como por los mercados de expansión en Estados Unidos e Italia.
“Por lo tanto, tenemos un stock positivo para 2018 en general. La industria del juguete está bajo presión. Nuestra compañía ofrece las soluciones adecuadas en un entorno de mercado muy competitivo”, dice CEO Steffen Höpfner. El grupo está estableciendo con éxito tendencias y llegando tanto a consumidores como a socios comerciales con las clásicas temáticas de juego, ofertas digitales, temas de licencias atractivas y áreas comerciales. “Queremos aprovechar eso en 2019. Con esta experiencia de marca multifacética, estamos creando las bases para una mayor expansión”.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: