Hay un acercamiento entre las partes pero aún no se concretó una oferta. Si se concreta, se unirían la número uno y dos del mundo.

La primera cervecera mundial, la belgo-brasileña Inbev (dueña de Quilmes en la Argentina), tiene la intención de hacer una oferta de compra al número dos del sector, la británica SABMiller (Isenbeck), lo cual disparó este miércoles las acciones de ambas empresas. El Consejo de administración de SABMiller indicó desde Londres que Anheuser-Busch InBev informó de su “intención de hacerle una oferta de adquisición”.Sin embargo, Inbev no ha hecho por el momento ninguna propuesta formal y el consejo de administración de SABMiller no ha recibido ningún detalle sobre la propuesta, precisó el grupo cotizado en Londres y Johannesburgo.Añadió que su consejo de administración considerará la posible propuesta tan pronto como sea presentada y comunicaría luego su posición.AB InBev, un gigante belgo-brasileño basado en la ciudad de Lovaina, confirmó poco después en Bruselas haber “entrado en contacto con el Consejo de Administración de SABMiller, pero advirtió también que no hay ninguna certeza de que este acercamiento resulte en “una oferta o acuerdo”. AB InBev comercializa la marca estadounidense Budweiser, la mexicana Corona y la belga Stella Artois, mientras que SABMiller controla la checa Pilsner Urquell, la italiana Peroni, la estadounidense Miller y la holandesa Grolsch. Son respectivamente la numero uno y dos del sector, delante de la holandesa Heineken y la danesa Carlsberg. Su fusión desembocaría en el nacimiento de un mastodonte del sector.En virtud de la ley bursátil británica, AB InBev tiene plazo hasta el 14 de octubre para hacer una oferta, un plazo que sin embargo puede ser extendido.El anuncio disparó el valor de las acciones de ambos grupos. En la Bolsa de Londres, los títulos de SABMiller habían aumentado 19,89% al cierre. Y en la de Bruselas, el título de AB InBev subió un 6,41%. Antes de este anuncio, AB InBev representaba unos 152.000 millones de euros de capitalización bursátil, y SABMiller unos 66.500. El grupo que resultaría de esta fusión pesaría unos 218.000 millones de euros en la bolsa.

Fuente: El Clarín