Cultura Sociedad

It’s Not Dead 2, el punk se puso de manteles largos

Written by HectorAra

Carlos Gómez/enviado, San Bernardino, California
cientounorevista.com
It’s Not Dead, es el gran festín punk que se celebró por vez primera hace dos años en San Bernardino, California, en el San Manuel Anfiteatro. Figuras como NOFX, Bad Religion, Pennywise, desfilaron en esa primera edición. El 26 de agosto se llevó la segunda edición en la misma ciudad y lugar pero con cambio de nombre, el anfiteatro Glen Helen. 15 mil personas se congregaron para celebrar al punk de diferentes naciones. Un puñado de bandas, crestas de colores y un calor insufrible, adornaban los cuatro escenarios que conformaban el festival.
El escenario Cuckoo’s Nest, fue el pequeño, pero uno de los más enérgicos, pisaron el entarimado los héroes de la escena local y underground, el escenario portátil hospedó durante algunas horas a bandas como, Spider, Unit F y The Grim, entre otras, las que demostraron que tienen la actitud para despeinarle las mohícanas a varios de los jóvenes y no tan jóvenes en el slam. Fender Stage y Olympic Stage, dos escenarios gemelos uno al lado del otro, siempre sincronizados para no dejar descansar a los espectadores: Reagan Youth, Guttermouth, The Flat Liners, A Wilhelm Scream, The Casualties, Voodoo Glow Skulls, las leyendas del 2 tone inglés; The Selecter,  U.S. Bombs.
El escenario principal llevaba el nombre del legendario frontman, Mike “Gabby” Gaborno, líder de las bandas Manic Hispanic y Cadillac Tramps, quien perdió la lucha contra el cáncer tan solo hace unos meses. El escenario giratorio presentaba a los máximos exponentes del festival. La mitad del escenario fungía como el escaparte para la banda en turno, mientras que la otra mitad del escenario era utilizada para montar el equipo de la siguiente banda, un giro de 180 grados marcaba el final del set, pero el comienzo de la siguiente banda: The Interrupters, Mad Caddies, Good Riddance, GBH, The Adicts, mantenían el total control de los miles. El sonido de las gaitas y las luces encendidas anunciaron la llegada de los hijos predilectos de Boston, los Dropkick Murphys, quienes recorrieron su repertorio musical frente a una audiencia que coreaba todas sus canciones, seguidos de los punk rockers de California, Rancid, quienes solo tuvieron que tocar un acorde para enardecer a todos los seguidores que ya esperaban con ansias su show. Con un encore para la historia, Rancid y Dropkick Murphys, salieron al final del evento para tocar una serie de covers de Johnny Cash y de los ingleses de Cock Sparrer, en este festival dio por cerrada la gira por la Unión Americana de estas dos bandas que tenía por nombre From Boston To Berkeley.
Esperemos el próximo año otro evento histórico. (Comentarios: contacto@cientounorevista.com).

About the author

HectorAra

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: