Héctor Castro Aranda
cientounorevista.com
Pink Floyd siempre fue una agrupación enigmática, profunda y directa, sus sonidos contagiaron a millones por el mundo, sus letras incomodaron a mandatarios y opositores de la ultra derecha. Originalmente Roger Waters, segunda voz y bajista de esta agrupación inglesa, siempre se mantuvo al margen de las opiniones e ideas de Syd Barret, el líder de la banda inglesa hace 50 años, la fama repentina hizo que Barret dejara la agrupación para que Waters fuera el líder absoluto y compositor principal; con la entrada de David Gilmour, la alineación hizo una serie de discos que se quedaron en la historia de la música contemporánea para el disfrute de las futuras generaciones: Medley, Dark Side Of The Moon, Animals, Wish You Were Here, The Wall, éste, la culminación del cuarteto, pero los ideales creativos y ególatras de Waters lo pusieron fuera de Pink Floyd, sacando una última obra y continuación de The Wall, The Final Cut.
The Pros and Cons of Hitch Hiking, fue la primera producción de Waters al salir de Pink Floyd, material de 1984, que originalmente sería parte de la banda en 1977, junto con las maquetas de Another Bricks In The Wall. Después le siguió, When the Wind Blows y Radio K.A.O.S., con un sonido altamente delator de la época, perdiendo esa atemporalidad de Pink Floyd como cuarteto.
Los problemas legales entre la banda y Waters, terminaron así: Roger dueño de la obra The Wall, y David Gilmour junto a Nick Mason y Richard Write, los dueños de Pink Floyd.
En 1990, para celebrar los diez años de la puesta en escena de The Wall, Waters quería tocar en el desierto del Sahara, pero los planes cambiaron por la disolución de la Unión Soviética y se decidió hacer el evento en el mismo lugar donde fue retirado el muro, Berlín. Los preparativos fueron delicados, ya que al preparar el terreno se encontraron con un campo minado, afortunadamente estas armas ya estaban caducas y se procedió a hacer el evento, convocaron a más de 400 mil personas y como invitados a artistas de la talla de Scorpions, Van Morrison, Renee Flaming, Bryan Adams, Cyndi Lauper, Sinead O´Conor, entre otros. El evento fue transmitido en vivo a más de 100 países y retransmitido a otros 200. Amused to Death, fue editado en 1992 y no fue seguido de una gira, por lo que las primeras representaciones en vivo de estas canciones fueron en la gira In the Flesh (1999-2002). El disco fue un éxito en su crítica y es considerado por muchos como el mejor disco de Roger Waters como solista, material que trata temas que son naturales en Waters, como las críticas a la guerra y a la sociedad consumista, explota la idea de un mono contemplando un aparato de televisión y saca conclusiones a partir de ello, para mostrar así la estupidez humana desde un punto de vista irónico. El álbum tiene un sonido claro y letras muy elaboradas, acompañadas por la guitarra de Jeff Beck. Hasta el año 2000, Waters regresó a los escenarios con la gira In The Flesh, interpretando los más grandes éxitos en solitario de Pink Floyd, se presentó en los más grandes festivales y lugares donde nunca antes había estado, por primera vez pisa suelo mexicano, en 2002 en Foro Sol de Ciudad de México.
En 2005 sucede lo inimaginable, Pink Floyd tiene una reunión de 35 minutos con Roger Waters en el Live 8 en Londres, los rumores afirmaban que Pink Floyd tendría una enorme gira mundial, todo quedó en rumores; al año siguiente Waters confirma su gira para celebrar 35 años y tocar íntegro The Dark Side Of The Moon. Marzo 4 de 2007, el ex Pink Floyd toca en Guadalajara ante un Estadio 3 de Marzo lleno, presentó la tecnología más adelantada para la época. 2010, celebró los 30 años de The Wall; Roger recreó con épica gira en las arenas más importantes del mundo, con dos fechas en el Palacio de los Deportes de Ciudad de México, la que fue tan exitosa, que se tuvo que adaptar la producción para estadios, la que presentó en Foro Sol, la más grande en la gira; este tour tuvo nueve fechas en Argentina, material que fue grabado y exhibido en los cines hasta 2015. Año 2016, Waters vuelve a los escenarios, confirmando fecha en el Desert Trip en Coachella, Foro Sol y Zócalo de Ciudad de México, era la celebración del 40 aniversario del álbum, Animals. Al paso del tiempo se destapó que sería una gira mundial llamada Us + Them, exclusiva para arenas y con el nuevo disco del inglés de 73 años, Is This The Life We Really Want?, luego de 25 años de no sacar una producción, el álbum fue grabado durante 2014 y 2017; luego de su reciente exitosa gira con The Wall. Roger Waters, ha presentado algunas canciones en vivo en sus conciertos, pero este reciente proyecto será nuevo en absoluto. En un principio el álbum trataría sobre un abuelo que junto a su nieto viajarían por el mundo buscando la respuesta a la pregunta, “¿Por qué están muriendo los niños?”. Este primer proyecto iba a tener un formato de radio-teatro, pero al empezar a trabajar con el productor Nigel Godrich, éste recomendó cambiar el foco de la obra, para llevarlo al actual concepto del álbum, que trata sobre la unión de las personas para dejar las diferencias de lado. Hay sonidos y recursos que remiten a la obra anterior de Waters, como un arranque con un tic-tac de reloj sobre una maraña de voces que se puede asociar a Time (de The Dark Side Of The Moon). Incluso con los temas tratados en las letras podría decirse que Waters se repite así mismo, aunque aquí lo hace con un tono menos pretencioso y más de viejo sabio, pidiendo que el mundo cambie. (Comentarios: cientounorevista.com)