Héctor Castro Aranda

Tres años y medio después de agotar el estadio de los Charros de Jalisco, Romeo Santos regresó a Guadalajara para intentar llenar de nueva cuenta un estadio, la apuesta le quedó algo grande al meter en taquilla poco más de 10 mil personas de las 25 mil esperadas. El acomodo del escenario se tuvo que mover a mitad de cancha para acondicionar el lugar a tipo auditorio. Con algunos retrasos por invitados especiales, el autonombrado Rey de la Bachata, Romeo Santos, salió pasadas las 10 de la noche, provocando el grito del género femenino que en su mayoría ocuparon los asientos. La ejecución de los músicos y toda la producción no se podían apreciar desde las primeras filas, a pesar de todos esos inconvenientes, Romeo Santos supo dominar el show, con carisma y profesionalismo, dio un repaso de sus más grandes éxitos en un show de casi dos horas.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: