El 23 de febrero se festejó la tercera edición de Roxy Fest y su segunda en Terraza Vallarta con un cartel que pretendía revivir la nostalgia de la mayoría de sus asistentes que por vez primera podían ver sus bandas añoradas de la juventud. Pero el evento no solo fue nostalgia, el evento le aposto por grandes agrupaciones emergentes y de gran calidad como el caso de Robert Delong, Jade Bird, Nunca Jamás, Les Deuxluxes, Jesse Baez, entre otros. Algo que Roxy siempre enfatizó fue la zona gastronómica que desde la primera edición está presente, los exponentes al mando de la cocina fue por parte de; En nuestra zona de arte gastronómico, se suman a los chefs Pedro Medina (Taqueria La Lupita) y Pedro Evia (K’u’uk Restaurant) de Mérida, las maravillas culinarias de: Neto Hernández y Tomás Zertuche, del restaurante Chancho, Chef Octavio Toscano, MUI MUI, Ángel Sánchez, Sal De Mar, e Iván Ibarra, La Panga del Impostor. A diferencia de la segunda edición, la logística y la experiencia festival fueron más propicias para el espectador, que sin problemas disfrutaron de todas las actividades durante día y noche. Los pequeñitos tenían sus propias actividades, Roxy Kids, un escenario para ellos solitos, con música de Troker, Little House Band, Dj Plant, Benjamin DJ.  Dos grandes escenarios, albergaron toda la nostalgia musical ante los más de 10 mil reunidos. Nacha Pop, que tuvo partida doble al tocar una noche anterior en C3 Stage. Los españoles, se mostraron felices de que los tapatíos esperaron demasiado por verles. Los ganadores del Grammy y referencia alternativa de 1990, Soul Asylum, hizo debut en la ciudad. El público recordó grandes momentos por medio de sus melodías, Dave Pirner, vocalista y líder de la banda de Minnesota, se mostró efusivo, con una total energía, entonando sus clásicos como; “99%”, “See you Later”, “Misery”, “Black Gold”,” Runaway Train”

entre otras. Directos de Carolina del Norte, el gran regreso de Future Islands, Samuel T. Herring, con su voz peculiar y energía inevitable de ignorar. Future Islands fue un acierto en el festival, los que no conocían de esta agrupación, terminaron contagiados, por los elegantes sonidos de esta agrupación y el fabuloso trabajo de su front man que deja todo en el escenario.  Cada año el Roxy tiene un artista o agrupación a quien hacerle homenaje, ahora fue el turno de The Beatles, con The Fab Four, transmitió toda la Beatlemania a los presentes, felices de escuchar este tributo, que lo hizo de la mejor manera y un día antes tocaron en Teatro Diana, ante casi 2000 personas. Directos de Nebraska pero con un sonido del sur de California, otro debut fue por parte de 311. Nick Hexum, primera voz, no podía contener su felicidad, de estar en otra ciudad del país, con un recibimiento tan cálido y el público coreando cada tema, no sabemos si esto influyo, pero el sonido era muy potente esa noche. “Beatiful Disaster”, “Al Mixed Up”, “Come Original”, “Love Song”, un tributo a The Cure. Y cerrar con “Down”. Un momento peculiar dentro de la historia de este festival, Caifanes, pero que encajaban en el espacio tiempo de lo que quiere dar a notar el evento. Esperados por muchos y odiados por otros tantos, opiniones dividas, causo la presencia de los mexicanos. Esta podría ser la última fecha de Caifanes en Guadalajara, ya que el próximo junio regresa Jaguares al Machaca de Monterrey. Con canciones del recuerdo como; “Viento”, “Afuera”, “Los Dioses Ocultos”, “Negra Tomasa”, tenían enamorados a sus fans, pero la energía no fue la deseada. BUSH y Stone Temple Pilot, los favoritos de la noche, que han estado viajando juntos desde 2018, en diferentes festivales como KAABOO del Mar, Rock City River, Force Fest, entre otros. Esta dupla fue el climax de la noche, cada uno en su presentación, nos mandaron directo a los 1990, aquellos tiempos donde el grunge era un género novedoso. Bush haciendo debut, Gavin McGregor Rossdale, poniendo el orden sobre el escenario, los ingleses que tocaron en Woodstock 1999 y fueron parte del soundtrack de Insurrextion de la WWE, salieron a escena con “Machinehead”. Los Stone Temple Pilots por tercera vez en la ciudad y por segunda en un festival. STP, con su nuevo vocalista, Jeff Gutt, que fue otro tema de opinión divida, si era una copia, que era un buen remplazo, etc. Pero sin dudas fue una gran presentación, con todos sus más grandes éxitos.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: