Enrique Alonso Cervantes
“Desde la raíz, es un disco autobiográfico, personal, es un disco muy abierto. Este disco trae canciones que conectan con aquellos momentos que a todos nos pasan. Cuando empecé a componer las canciones, me encontré con canciones melancólicas y honestas. Las canciones se podían ver como algo muy obvio, muy fácil de entender. En este disco no hay necesidad de explicar más”, afirma conmovida Natalia Lafourcade, la ganadora absoluta de los Grammy Latinos 2015.
Nacida el 26 de febrero de 1984 en Coatepec, Veracruz,, María Natalia
Lafourcade
Silva, creció en un ambiente musical privilegiado, al lado de su madre, pianista, y su padre, clavicembalista. Con estos antecedentes y alentada siempre por su familia, empezó desde muy pequeña a cantar y a dedicarse a la música. Durante su niñez vivió en Veracruz y se esforzó por aprender todos los géneros artísticos: baile, interpretación, pintura, guitarra, saxofón y piano. “Soy una mexicana orgullosa de las partes positivas que tiene México, que son muchas.
Tras algunas aventuras musicales y con sólo 17 años, el productor Luis Ceroni. le dio la oportunidad de formar parte del grupo Twist, firmado por Sony Music. En cuanto pudo, Natalia comentó que no deseaba estar en la banda y que quería enseñarles sus composiciones. Fue entonces cuando reconocieron su talento y decidieron que valía la pena intentar que emprendiera su carrera en solitario. Y así comenzó su sueño, llevó sus canciones y en seguida le dieron carta libre para grabar y coproducir su disco entre Italia y México, junto a Luis Ceroni y Aureo Baqueiro.
El resultado fue un álbum homónimo que refleja su adolescencia, con letras sinceras y melodías innovadoras llenas de vitalidad; un concepto musical nuevo que nos muestra un ingenio joven con un disco que se descubre canción a canción. 14 temas en los que Natalia compartió su universo más íntimo y expresa los problemas que atraviesa una joven de 18 años de una manera natural. Habló de las cosas profundas de la vida, el amor, el dolor, el vacío, la soledad, pero también nos relató lo especial que es un lugar, una noche, la libertad, la vida, salpicado entre todo ello lo difícil que es la relación con los padres, las dificultades, las tentaciones, sin olvidarse de denunciar el clasismo que se respira en la sociedad.
Lafourcade, ha sabido traducir de forma genial los pensamientos de una generación que ha convertido en himnos sus canciones. A diferencia de sus contemporáneos, muestra una habilidad musical llena de originalidad y composiciones inteligentes. Incluso se permite experimentar y romper todas las reglas introduciendo elementos poco ortodoxos como ollas y sartenes, que le añaden una sonoridad vibrante y fresca. Con un toque acústico y bohemio, ha sabido combinar rock alternativo, bossa nova, jazz, hip-hop e incluso música electrónica. El resultado son discos originales
que beben las influencias de artistas que admira como Björk, Etta James, P.J. Harvey, Julieta Venegas, Gilberto Gil, Caetano Veloso y Joao Gilberto, entre otros.
La banda que acompañaba llevaba el nombre de La Forquetina, tal como Natalia llamó a su muñeca talismán que ella misma creó en una estancia en Italia y que va con ella desde entonces, una caricatura de esta misma que aparece también dibujada en su segundo disco. El origen de la palabra viene de su obsesión por los tenedores, forchetta (forqueta) en italiano, que se dedica a coleccionar con afán. Natalia y su grupo grabaron “Casa” en 2005. Después de este segundo disco en la vida de Natalia, pronto se dieron cuenta de que cada uno de los integrantes tenía planes musicales que sería mejor llevar a cabo por separado.
Su vertiginosa carrera ha hecho que se hayan fijado en ella para incluir temas suyos en las películas: “Amar te duele” y “Temporada de patos”.  Para este momento, Natalia hacía cinco años que no descansaba, hizo tributos, música para películas, canciones propias y múltiples actividades, estaba agotada, necesitaba libertad. En el 2006 viajo a Ottawa, Canadá, donde esperaba que la música no fuera lo más importante. Para encontrarse como una desconocida sin pasado ni futuro, aprender inglés, dibujar, pasear y andar sin estructuras determinadas. Regresó a México y comenzó a trabajar en Las cuatro estaciones del amor, su primer disco instrumental, en colaboración con la Orquesta Sinfónica Juvenil del Estado de Veracruz.
El proceso de creación le permitió concebir asimismo 13 canciones que conformarían su álbum HU HU HU (2009), compartiendo
inspiraciones, pensamientos, reflexiones, despertares y su renacimiento como autora. Su talento nato y estilo refrescante se han merecido un lugar propio lleno de éxito que marca un antes y un después en la música latina. El quinto disco de su carrera fue una producción que llevó por título, Mujer Divina-Homenaje a Agustín Lara (2012). Incluye 13 temas en audio y 10 en video, convirtiéndose en el disco más vendido de su carrera.
La historia de desamor que Natalia cuenta de sí misma, titulada “Hasta la raíz”, lanzado este 2015, es el Disco del Año en la música latina. Por delante de Ricky Martin, Alejandro Sanz, Julieta Venegas, Miguel Bosé o Shakira. La esforzada mexicana vio
coronada su carrera de más de 15 años con el máximo reconocimiento en los Grammy Latinos, los premios supremos de la música a nivel hispano. Obtuvo Canción del Año y Trabajo del Año. “Estoy en shock”, dijo Lafourcade cuando ya había subido a dar las gracias cuatro veces. “Dedico esto a México, a los latinoamericanos. Cuidemos nuestras raíces, cuidemos nuestro origen, es muy importante llevarlos con nosotros. Este disco me agarró en diferentes tonalidades. Tiene desamor pero también tiene una parte para expresar amor como “Mi lugar favorito”. Son canciones que despiertan el sentimiento de amar de nuevo”.
Lafourcade, ya había subido al escenario antes de que empezara el espectáculo, durante la entrega previa de los premios no televisados, para acompañar a su equipo técnico en el Grammy a Mejor Ingeniería de Grabación. Fue ahí cuando dio la clave del disco, “la calma en el estudio”, aseguró, que les permitió tomarse todo el tiempo que fuera necesario. Una presentación acorde a la atmósfera que transmite, Hasta la raíz. “Es el disco que más he disfrutado de hacer. Todas las canciones del disco tienen el orden que tienen a propósito, todo es pensado. Quería tener un disco que fuera toda una pieza y un ciclo. Vi que las canciones enmarcaban este momento de mi vida y quise darles un comienzo y un final”, confiesa satisfecha la virtuosa cantautora.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: