Enrique Alonso Cervantes
“La pose final al echar la sal me salió automáticamente. No la hice para alardear. Era solo mi firma. Pueden considerarlo como una especie de pincelada final en una pintura. Fue el toque final para la carne, que estaba bendiciendo la sal”, señala orgulloso Salt Bae, chef turco y prodigio viral en plataformas y redes desde hace más de un año. Pero ¿Quién es Salt Bae?, el chef que pasó de ser un meme hasta convertirse en un fenómeno mundial. Estrellas como Leonardo Di Caprio, Floyd Mayweather Jr., y Roger Federer asisten a su restaurante; Rihanna usa camisetas con su imagen, futbolistas de las principales ligas de europa lo imitan en sus festejos. Una infancia entre la pobreza y un viaje a Argentina conformaron el increíble presente de Nusret Gökçe, su nombre real, y son parte inequívoca de este hombre que traspasó las redes sociales por su particular forma de tirar la sal.
Antes de ser descubierto, Gökçe ya gozaba de cierto prestigio en su país. Sus restaurantes eran una parada obligada para cualquier turista o residente local que buscara la más alta calidad en carnes, y entre sus comensales era habitual ver a una que otra personalidad turca. Sin embargo, la historia cambió por un meme. ¿Qué es un meme? Según el creador del término, Richard Dawkins, un meme es “la unidad teórica de información cultural transmisible de un individuo a otro, o de una generación a la siguiente”. Una definición demasiado teórica, así que un meme es Salt Bae. Salt Bae es el sobrenombre del chef, cuya original forma de echar la sal a la carne le convirtió en un fenómeno viral, un logo para camisetas, un graffiti, y en el más imitado en redes sociales. Sí, es un meme. Pero detrás del meme está el hombre. En este caso, un turco de 37 años adicto al gimnasio, propietario de la exitosa cadena de restaurantes Nusr-Et Steakhouse. El tiempo se amplía en Internet. Su dinámica frenética convierte un día en mes y un mes en un año. Salt Bae parece ser parte de la exclusiva comunidad de personajes internautas desde hace un largo tiempo. El video que lo catapultó a un éxito tan grande como insólito data del 7 de enero de 2017.
Fue el cantante Bruno Mars quien compartió en Twitter la imagen del parrillero y resaltó su particular estilo para salar. Entonces, vino la explosión: Gökçe se volvió viral en un santiamén y, al visitar su cuenta en Instagram, el mundo descubrió no solamente que salaba así desde hacía mucho tiempo, sino que le gustaba la estética de El Padrino, que antes de poner los steaks a la parrilla les lanza besos y les da palmadas, que posa vestido de gala en sus congeladores, junto a sus carnes, y que era imposible verlo cortar y asar con sus posados rituales sin dejar de sentir ganas de visitar sus restaurantes. Fue así que comenzó a ser llamado Salt Bae. Bae son las siglas de before anyone else, cuya posible traducción al español, al no haber una literal, sería: salado como ninguno. El popular presentador británico James Corden asegura que los rituales culinarios de Salt Bae, son “una de las cosas más eróticas que haya visto”. Lo cierto es que más que un parrillero o un carnicero, el turco hoy en día es un indiscutible icono pop.

A juzgar por lo que el mismo dice, pareciera que a Salt Bae no le ha caído nada mal la fama. Cuenta que se toma mil selfies al día con sus admiradores y lanzó esta frase: “De quien más hablan en el mundo hoy es de Trump en vez de Nusret. Sin embargo, Nusret es amado en todas partes, en cambio Trump… ja”. Gocke generalmente habla en tercera persona de sí mismo y posa exageradamente para las fotos y videos. Quizá alguien dirá que detrás de su performance se esconde un ego colosal, pero hasta ahora nadie se ha quejado de sus carnes. No obstante, la realidad nunca fue tan generosa como ahora. No terminó el colegio ni fue a la universidad, pero se enfocó en conocer todos los secretos de la carne.
Gökçe, comenzó a trabajar siendo un adolescente como asistente de cocina de un carnicero. “Trabajaba más de 13 horas al día”, explica el chef. A los 27 años abrió su primer restaurante, en el que apenas contaba con ocho mesas y diez empleados. No se conformó con eso. Quiso capacitarse. Conocer los pormenores de la industria cárnica. Quería aprender de los mejores cocineros de carne del mundo. Y esos solo están en Argentina. “Sin mucho dinero, viajé a Argentina para ver cómo funcionaba la industria de la carne y después de eso, quise viajar a Estados Unidos, pero se me negó la visa cinco o seis veces. Así y todo, nunca me di por vencido”, comenta. A finales de 2009, finalmente, logró la visa y visitó Estados Unidos durante unos meses.
“Mi vida no cambió ahora. Sigo trabajando desde la mañana hasta la medianoche”, afirma. Su fama no lo confundió. El popular video superó las 10 millones de reproducciones. Su cuenta de Instagram tiene hoy 4.4 millones de seguidores. Salt Bae es una marca registrada a nivel mundial. “Todo el mundo está haciendo el mismo movimiento. Soy el hombre más feliz del mundo”, indica Gökçe, quien hoy, gracias a su reconocimiento internacional, planea abrir nuevas sucursales de Nusr-et en Londres y Berlín. El 16 de enero de este año inauguró una en Nueva York. “Si abro un restaurante en Nueva York, esto demuestra que soy una marca internacional. En Nueva York, hay muchos asadores. Queremos mostrar que Nusr-et es diferente a los demás en cuanto a servicio, calidad de la carne y conexión con los clientes”.
Como le ocurrió con el video, un buen día tuvo otro golpe de suerte. Ferit Sahenk, presidente de Dogus Group, uno de los hombres más ricos de Turquía, entró en su restaurante y después de comer buscó a Gökçe. “Cuando conocí a Nusret, me di cuenta inmediatamente de que era un apasionado de su arte, que estaba dedicado a la perfección y la calidad”, relató Sahenk. Ahora Dogus está detrás de la expansión del restaurante y  está preparando no solo la llegada de un Nusr-Et a Londres, sino que ha comenzado a trazar una estrategia para sacar en la bolsa en Reino Unido una participación de su negocio en el restaurante. Sahenk ha invertido principalmente en restaurantes, puertos y hoteles. La felicitación del empresario se convirtió en una propuesta de sociedad, y con el apoyo económico de Sahenk han visto la luz los ocho Nusr-et que existen actualmente, con platillos estrella como el Nusret Kobe, el entrecot, el salmón a la parrilla y la Nusret Burger. El chef admite que aunque no habla inglés, “puedo comunicarme con la gente a través de la carne”.
El chef es tan famoso que jugadores como Danny Welbeck han festejado sus goles emulando que son el cocinero echando la sal sobre la carne. Además fuera de las canchas nuestro chef se la pasa bomba, pues irse de party loka con Ronaldinho no es cualquier cosa. Uno pone la comida y el otro la bebida. Si quiere ir a alguno de los restaurantes del famoso Salt Bae, necesita a lo sumo 700 pesos mexicanos, con todo y propina. Nada mal ciertamente, pero mejor sí ahorre un poquito más ya que el avión a Turquía sale mínimo en  26 mil pesos ida y vuelta, pero bueno, la comida no le saldrá tan cara. Después de esta historia tan conocida, y tan comentada en redes, ha llegado la fama, y con ella el anuncio de que las principales urbes del mundo contarán con un Nusr-et Steak House entre sus calles. Una vez más, Salt Bae está listo para poner la sal, y posar, a su gusto. La vida en meme.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: