Enrique Alonso Cervantes

“Sé que todo lo que tengo lo he logrado porque escribo canciones sobre mi vida. Pero si nunca me hubiera convertido en artista, habría ido a la universidad y probablemente estaría metida en algo relacionado con el marketing, donde las palabras y las ideas dominan”, indica convencida Taylor Swift, la intérprete más importante de su generación. ¿Cuál es su mayor poder?, la habilidad para combinar su música y su vida, tan profundamente, que ambas esferas sean interesantes y dejen huella entre sus seguidores, y no seguidores. Swift sabe lo que hace, da cada paso en firme, mientras el mundo entero sigue, con detenimiento, sus huellas. El mundo entero estaba atento a lo que podía suceder en la gala de los American Music Awards. Además de la presencia de numerosas celebridades, y entre las más esperadas, Taylor Swift, con cuatro nominaciones, se jugaba romper un récord ¡Y lo consiguió! Taylor ya es la artista femenina que más premios AMAS ha ganado en la historia de la gala. La cantante de “Reputation”, que se encuentra actualmente inmersa en su gira mundial, hizo un paro para acudir a la gala que ella misma abrió interpretando su hit “I Did Something Bad” enfundada en un deslumbrante body negro de manga larga. “Nada permanece igual. Todo va cambiando. El mundo entero sigue cambiando. Hoy estoy feliz y mañana puedo estar triste, pero nada de eso va a durar para siempre. Y hoy le agradezco mucho a las personas que han llegado a mi vida, que me han apoyado y tenido un efecto positivo sobre mi”.
Taylor estaba nominada en cuatro categorías: Mejor artista pop, Artista del año, Mejor álbum pop y Gira del año. Pero esa noche se jugaba algo más, un récord histórico. Y es que al conseguir llevarse todos estos premios, la cantante se convirtió en la artista femenina que más premios AMAS ha ganado desde que la gala se lleva a cabo. Taylor batía así el récord de 23 premios que ostentaba la gran Whitney Houston. Ahora el siguiente paso será superar al mayor ganador de la historia, el rey del pop Michael Jackson, que sigue encabezando la clasificación con 24 galardones.
Convertirse en la artista femenina con más AMAS de la historia merecía una celebración a la altura y así lo hizo Taylor. Tras la gala de entrega de premios, la de Tennessee organizó una fiesta en su lujosa mansión de Beverly Hills. Fue algo íntimo, con amigos y algunas celebridades, pero sin duda se la pasaron súper en el festejo. Entre los invitados más conocidos estaban, por ejemplo, el canadiense Shawn Mendes, la cantante y actriz Hayley Kiyoko y Ruby Rose, quienes tampoco quisieron perderse el evento con sus bailarines y su maravillosos coros. “Ha sido impresionante tener y hacer todo lo que siempre había querido. Soñaba con estar arriba de un escenario y presentar mis canciones cada noche y ahora puedo hacerlo. Es fantástico y lo adoro. Creo que lo mejor es que yo misma escriba mis canciones. Tengo mi música y mis canciones que hablan de lo que me pasa. La verdad es que mi vida no ha cambiado mucho. Pero me canso más que antes, por el tour y todo eso”.
Esta ha sido la semana de Swift. Su poder nunca ha sido tan evidente. No solo fue la artista más brillante de la gala American Music Awards 2018, donde se convirtió en la cantante más condecorada de la historia en estos premios, sino que unas horas más tarde demostró que tiene una enorme capacidad para movilizar a las masas. La cantante de 28 años no se había posicionado políticamente hasta ahora, ni siquiera durante la campaña que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca. Swift se posicionó del lado del partido demócrata para las próximas elecciones legislativas e hizo un llamado a participar en los comicios, especialmente dirigido a los jóvenes. La respuesta ha sido inmediata. En las 36 horas siguientes a la publicación del mensaje, las inscripciones de nuevos votantes se han disparado hasta superar los 50 mil, es decir, más del doble de los inscritos en todo el mes de septiembre y cinco veces más que en agosto. Un éxito total. En Instagram, Swift, que llevaba mucho tiempo siendo apolítica, instó a sus 112 millones de seguidores a registrarse para votar.

The Washington Post destaca su influencia sobre la juventud. “Swift pretende atraer el poder político hasta ahora ausente de los jóvenes millennials y de la Generación Z. La influencia potencial de esta megaestrella no solo se debe a que muchos de sus fans eran adolescentes cuando se convirtió en un éxito global, sino que ahora están en edad de votar. La decisión de Swift de involucrarse en la política es una prueba del poder de los jóvenes”, afirmó el diario.
Este asunto de la influencia de los famosos en la política estadounidense no es algo menor. Ella misma, en este poderoso post de Instagram escribió: “En el pasado estuve reacia a decir públicamente mis opiniones políticas, pero debido a ciertos eventos en los últimos dos años en mi vida y en el mundo, me siento muy diferente al respecto. Siempre he votado y seguiré haciéndolo por quien proteja los derechos humanos que todos merecemos en este país”. Las elecciones para senadores en Estados Unidos serán el próximo martes 6 de noviembre.
Por si no tuviera suficiente con su apretada agenda de compromisos ligados a su faceta de estrella del pop, actualmente presentándose por todo el mundo con su reciente disco Reputation, en medio de una impresionante y exitosa gira, Swift ha decidido ahora regresar en todo lo alto a la gran pantalla con su participación en la nueva versión cinematográfica del musical Cats, en la que compartirá protagonismo con figuras de la talla de Ian McKellen, James Corden y la oscarizada Jennifer Hudson. “Cuando tomo una decisión, actúo en consecuencia, y claro que ahí la música tiene un valor. Me obsesiono por todo lo que hago, en todo momento. Los artistas tenemos que esforzarnos en hacer buenos álbumes si queremos sacarlos a la venta y que siga siendo un valor importante”.
La afamada artista y sus no menos reconocibles compañeros ya han confirmado su presencia en la que promete convertirse en una de las películas más ambiciosas y taquilleras del año que viene, teniendo en cuenta que el director Tom Hooper, premiado con una estatuilla dorada de Hollywood por su trabajo en El discurso del Rey, y el guionista Lee Hall (Billy Elliot), están decididos a actualizar la historia sin que por ello pierda una pizca de su esencia. Taylor será la actriz principal de la adaptación al cine del famoso musical, cuyo estreno está planeado para finales del próximo año. Cabe señalar que el rodaje comenzará en noviembre del presente año en Reino Unido. Este hecho hará que Swift suspenda la gira de su disco Reputation para enfocarse en este proyecto. “Muchas famosas tienen a su alrededor grupos de personas para las que la prioridad son ellas mismas, y se sienten cómodas con esa dinámica, yo no. Yo ya había acumulado una década de práctica antes de alcanzar la fama. He subido un montón de escaleras en vez de usar ascensores. Hoy a los artistas se les dispara con un cañón hasta la estratosfera. Así que tengo que ser tan buena persona y tan artista, como pueda, mientras mi nombre importe”.
Sin lugar a dudas, Taylor Swift, es la artista más influyente en el mundo de la música, y no solo eso, sino también en otras esferas, en las que su opinión destaca. Poco queda ya de la dulce niña que cantaba country, convertida hoy en una mujer independiente e intérprete encumbrada. Taylor Swift es parte ya de la historia de nuestro tiempo. “He conseguido actuar en estadios de todo el mundo y agotar todas las entradas. He conseguido llamar a mis artistas favoritos para pedirles que actúen conmigo. He conseguido salir en las portadas de las revistas más importantes. Así que sería injusto que me quejara de la fama. No se trata de gestionar la reputación, la estrategia o el orgullo, sino de intentar mantener la conciencia, ya que suele ser lo primero en salir por la puerta cuando alcanzas el éxito”, finaliza reflexiva.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: