Sociedad

Tenemos el Rock que merecemos

Written by HectorAra

Si el rock tuviera una edad biológica humana, estaría por los 65 años, un adulto mayor. No en todos los sentidos se manifiesta como corresponde su edad, hay aspectos en los cuales no ha madurado, es mas, en algunos todavía es un adolescente.

El rock nació como manifestación de protesta, aquellos jóvenes, que vivieron de niños el horror de la segunda guerra mundial, se sintieron con la necesidad de decirle al mundo que hay mejores formas de solucionar los problemas. Tomaron estructuras de diversos géneros (blues, country, jazz, góspel, etc.) y crearon un género que serviría de estandarte para su generación y las posteriores. Así, inicio un camino que hasta la fecha todavía recorre. Sin los recursos actuales de comunicación global fue conquistando sociedades y países, fieles súbditos dispuestos a que, ese nuevo movimiento permaneciera y trascendiera, lo lograron.

IMG_2759_edited

Sin entrar en detalles y polémicas, el Rock nace en Estados Unidos y toma una fuerza brutal en Inglaterra, es en esos países donde se alimenta de filosofías y principios, comienza la difusión primero (como en todos los casos) de boca en boca hasta llegar a los niveles que actualmente conocemos. En sus primeros años es obvio que la difusión no fue nada fácil, los sellos discográficos volteaban a ver con reserva ese nuevo movimiento que estaba cautivando a la juventud mundial, cuando por fin estaban completamente seguros que el artista o grupo que firmaron representaba un éxito, comenzaba la impresión de miles de copias de sus discos, los representantes movían montañas para colocar las canciones en la radio y presentaciones en los pocos espacios que había en la televisión, una actividad que hasta la fecha se sigue practicando. Es verdad que como sucede actualmente, no todo lo que se produjo realmente valió la pena, solo lo mejor permanece.

Mientras el mundo le daba la bienvenida al Rock, en nuestro país la producción de grupos y artistas con material original fue muy pobre, más bien se dedicaron a la interpretación de los éxitos mundiales con una letra en español de acuerdo a nuestra idiosincrasia, desde ahí empezamos mal, porque se consumió el producto con gusto, dejando de lado la creatividad y la producción de material original que pudiera de alguna manera competir con lo que el resto del mundo generaba en cuanto a Rock. También nuestro país se “agrego” a un movimiento estudiantil generado en Europa a fines de los años sesenta, otro golpe bajo a nuestro débil movimiento, la asociación joven-estudiante-rock no fue bien vista por los gobernantes de esa época, temerosos a cualquier reunión de jóvenes y el Rock realmente tiene esa cualidad. De tajo se corto cualquier manifestación que asomara rock en su estructura, sin programación en medios de comunicación, cierre de lugares donde se tocaba o se programara rock, disolución de los pocos grupos, obligando a cambiar de género musical para poder subsistir. Así inicio un ayuno que duro casi quince años.

Fue a mediados de los años ochenta que comienza el perdón al Rock en nuestro país, primero probaron terreno con la exposición de grupos españoles y argentinos para ver la reacción de los jóvenes y así voltear a los pocos grupos en México que se atrevían a generar rock, por cierto también en español. Mientras eso sucedía, el Rock en el mundo evolucionaba cada día,principalmente en Estados Unidos e Inglaterra la producción de grupos y artistas fue muy basta, se encargaron como países y como sociedad de crear verdaderos monstruos, una industria creciente, orgullosos del producto que los representaba, se había perdido el miedo al rock.

10846176_491689864318625_7505309421987472828_n

 

Es, en esta línea de tiempo que México se ve cara a cara con el rock mundial, en verdadera desventaja claro, mientras la edad biológica del Rock mundial rondaba los 35 años, en nuestro país empezábamos a dejar el pañal. Aquí nos enfrentamos a otro gran problema que persiste hasta nuestros días, no creemos en nuestro talento, en nuestros artistas, en nuestros grupos. Seguimos consumiendo a ojos cerrados lo que el resto del mundo produce, lo que nuestro país hace lo vemos con cautela y siempre comparando. Es verdad que no todo lo que nuestro país produce es bueno, pero cuando un artista o grupo en el mundo tiene una buena propuesta, inmediatamente aquí la conocemos, contrario a nosotros que cuando un grupo mexicano triunfa en todo el país, ahí se queda, nos sigue costando la internacionalización. Son varios factores, principalmente el idioma, es verdad que el Rock nació en ingles y así va a seguir, tampoco creo que la solución será cambiar de lengua para lograr mostrar al mundo nuestros productos, el problema es más de fondo. Imaginemos a uno de nuestros grandes del rock (que los tenemos) con toda su calidad pero cantando en ingles, inmediatamente volarían miles de etiquetas (algunas no muy gratas) por el simple hecho de ser mexicanos y cantar en ingles, ahí ya los estamos limitando a que el mundo, acostumbrado a entender el mensaje del rock en ese idioma, no los conozca de una manera fácil. Somos contradictorios, por un lado no permitimos que una banda mexicana cante en ingles y por otro no los apoyamos porque cantan en español.

Sin mencionar nombres al referirnos a Inglaterra rápidamente asociamos mínimo tres grupos importantes, también de Estados Unidos. Y estoy seguro que tanto el público ingles como el estadounidense se siente orgulloso de ellos, seamos sinceros, nosotros no estamos orgullosos de los nuestros.

Estamos viviendo una gran etapa en cuanto a Rock, cada vez hay más grupos en salas de ensayo, una gran facilidad para hacerse de instrumentos de calidad, muchos escenarios donde presentarse y plataformas digitales donde exponer al mundo nuestra música. Pero es desde la concepción de las bandas donde debemos dirigirlas hacia la vitrina del mundo, no esperar hasta que entreguen (muchas veces con miles de esfuerzos y sacrificios) algún disco o presentación masiva, para criticarlas y juzgarlas, debemos apoyar esas presentaciones pequeñas, acercarnos a ellas y expresar nuestro punto de vista, atrevernos a encontrar esos diamantes en bruto y desarrollar ese orgullo por nuestros músicos. Tenemos que dar otra cara al mundo, porque si seguimos igual, como sociedad y como escena somos el reflejo de nuestro Rock.

IMG_8505_edited

Álvaro Nathal

About the author

HectorAra

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: