Héctor Castro Aranda
cientounorevista.com

Atemporales, brillantes, vanguardistas, cuidadosos de cada detalle, el dúo electrónico The Chemical Brothers de Manchester, Inglaterra. Con una brillante carrera de 27 años al mando de Tom Rowlands y Ed Simons, conquistaron el globo, han tocado en prácticamente todas las capitales y ciudades importantes, además de festivales: Woodstock, Coachella, Glastonbury, Creamfields, por mencionar algunos. Su único y distintivo sonido que es prácticamente una mezcla entre rock, trip hop, house, power beat, electro, gustó a toda una generación en los años 1990 y la primera década del nuevo milenio, a pesar de la competencia dentro de los gustos electrónicos.
The Chemical Brothers siempre han estado por encima de las modas, considerados por unos como banda de culto, y por otro como algo fuera de todos los parámetros establecidos. Los hermanos químicos, como suelen llamarlos algunos de sus seguidores, se han ganado el respeto de la comunidad musical en general por sus puestas en escena, las que desde sus inicios fueron espectáculos y al pasar del tiempo, con el privilegio de la tecnología, han hecho de estos conciertos una experiencia audiovisual única en su tipo, pero no solo es eso, es uno de los pocos conjuntos electrónicos que crean su música en vivo en su totalidad, enormes sintetizadores perfectamente acomodados por el escenario, procesadores y monitores, con demasiados canales, plugs, en pocas palabras, mucho software y hardware que te produce ese gusto de poder observar a los ganadores del Grammy con una enorme pantalla de efectos tridimensionales.  Born in the Echoes, de 2015, fue motivo de una pequeña gira internacional que no tuvo en vivo a Ed Simons y que ahora regresa a las giras de las que se alejó debido a unos estudios que tenía que concluir como psicoanalista. En entrevista, afirma que “quería acabar mis estudios de psicoterapia. Lo había estado posponiendo durante ocho años y era algo importante para mí. Podría haber tratado de combinar la música con los estudios, pero tenía que hacer trabajos bastante densos. Tras acabar el último disco me pareció el momento más adecuado para centrarme en ello de nuevo. The Chemical Brothers, tras presentarse como uno de los actos estelares en el festival Corona Capital de Ciudad de México, ante 80 mil personas, decidieron dar una sorpresa al anunciar su novena entrega de estudio, No Geography, que saldrá en la primavera del próximo año bajo el sello de EMI. ‘Free Yourself’, es el sencillo del nuevo material que ya podemos escuchar, y los ingleses lo vuelven a hacer al presentar un sonido fresco, característico con sintetizadores brillantes acompañado de una magna producción visual que nos muestra el futuro robótico. Sin dar más detalles sobre la producción de este material, colaboradores y demás se han dado el lujo de anunciar una gira, que comenzó esta semana en grandes arenas de su país natal como no lo hacían desde hace tiempo, lo que parece ser el regreso de reconquistar y mostrar porqué son unas leyendas de la música electrónica.

The Chemical Brothers, no quiso dejar fuera a México para promocionar su nuevo material, promovieron otra fecha en solitario en el Pepsi Center de Ciudad de México el 12 de mayo, inmueble con capacidad para 8 mil asistentes. Se especula que tocarán en Guadalajara como estelares del festival Corona Capital, lo que marcaría su regreso desde aquella épica presentación en 2011. The Chemical Brothers nunca han publicado un disco “en el que no creyéramos al cien por cien”, asegura Rowland, quien recuerda perfectamente la decepción que supuso el recibimiento de “Surrender”, en 1999: “Los fans se pusieron como ‘Oooh, ya no suenan a The Chemical Brothers’, y cosas así. Eso siempre afecta por mucho que intentes digerirlo, pero también fue en ese momento cuando nos dimos cuenta de que jamás debíamos guiarnos por las expectativas. Si haces eso, entonces sí que dejas de sonar a ti mismo. Hay que creer siempre en tus propios instintos”.
A la pregunta de si aceptarían una residencia multimillonaria en algún club de Las Vegas, la pareja responde: “¿Te lo puedes imaginar? No somos el arquetipo del DJ de EDM. Si hubiéramos querido probablemente hubiéramos podido, pero creo que nos destrozaría el alma. Es una locura de mundo, ese mundo. Es un poco ajeno a nosotros. A nosotros nos gusta que haya diferentes experiencias en una pista de baile”, dice Rowlands. “Ese sonido unidimensional es muy efectivo pero no parece tener esa cualidad mágica y que te transporta. Aunque si tuviera 18 años viviendo en Orlando y acabo de terminar mis exámenes quizá sí. No lo sé”.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: