Héctor Castro Aranda

Primero ingresados en el punk, pasando por el new wave y cayendo a las garras de lo gótico, The Cure, los británicos más antisociales de todas las agrupaciones del planeta, de las más vigentes fieles a su estilo, a su esencia, a su imagen, han sabido perfectamente cómo desarrollar su brillante carrera con ya cuarenta años de trayectoria. Miembros del Salón de la Fama del Rock and Roll, líderes de festivales por todo el globo, con llenos en arenas y estadios desde Londres hasta Buenos Aires y de Ciudad de México hasta Canadá. Y hablando de México, el retorno de los británicos fue grandioso y magistral, la entrada de taquilla de más de 67 mil personas impresionaron a los mismos asistentes que entre comentarios decían que nunca se había visto tan lleno, de esquina a esquina y asiento por asiento ocupado para celebrar los 40 años de The Cure el 8 de septiembre en Foro Sol de Ciudad de México.  Los gritos, la desesperación de varias generaciones reunidas para ver a uno de los máximos exponentes del new wave – post punk de la historia. En punto de las 9:10 de la fría noche, sonaron “Plainsong” y “Pictures of You” del tan afamado, Desintegration, de 1989. “A Night Like This”, “Just One Kiss”. La voz de Robert Smith, integra, cuidada, como si fuera un extracto exacto de alguna grabación de época. Jason Cooper, Simon Gallup, Roger O´Donnell y Reeves Gabrels, todos con rostro de ultra tumba, pero precisos y poderosos en sus notas musicales. “Love Song”, “Last Dance”, “39”. Robert Smith, dando vueltas y bailando feliz por el cálido recibimiento mexicano, caminando de extremo a extremo de la enorme estructura, nunca dejando de agradecer y comentó que el próximo año van a regresar y con nuevo disco. “Burn”, “Fascination Stret”. Muchos comentan que el público estaba demasiado callado, pero nosotros creemos que era el respeto y admiración por ver a la agrupación de toda una generación presente una vez más y fue notorio al observar que eran pocos los móviles que se veían grabando, simplemente era de disfrutar. “Never Enough”, “Push”, “In Between Days”, “Just Like Heaven”, “Play for Today”, “A Forest”. The Cure nunca ha necesitado de grandes producciones en vivo, pero la presentada fue demasiado acorde y sobrepaso lo que suelen presentar, una gran pantalla con visuales y un sin fin de luces propias de un artista pop del momento. “Primary”, “Shake Dog Shake”. Fue un total de 36 temas en un lapso de tres horas. “Desintegration”, “Prayers for Rain”,  “Lullaby”, “The Caterpilla”, “The Love Cats”, “Hot Hot Hot!!!”, “The Walk”, “Let´s Go to Bed”, “Friday I´m in Love”, “Close to Me”, “Why Can´t I Be You?”, “Three Imaginary Boys”, “Boys Don´t Cry”, totalmente desanimada la agrupación por tocar ese tema. “Jumping Someone Else´s Train”, “Griding Halt”, “10:15 Saturday Night” y cerrar con “Killing an Arab”.

@chinolemus
Foro Sol CDMX

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: