Héctor Castro Aranda
cientounorevista.com

Primero ingresados en el punk, pasando por el new wave y cayendo a las garras de lo gótico, The Cure, los británicos más antisociales de todas las agrupaciones del planeta, de las más vigentes fieles a su estilo, a su esencia, a su imagen, han sabido perfectamente cómo desarrollar su brillante carrera con ya cuarenta años de trayectoria. Miembros del Salón de la Fama del Rock and Roll, líderes de festivales por todo el globo, con llenos en arenas y estadios desde Londres hasta Buenos Aires y de Ciudad de México hasta Canadá.


¿Quién no recuerda aquel concierto con duración de cuatro horas y media en Ciudad de México el 21 de abril de 2013 en Foro Sol ante 65 mil personas?, ahora la historia se repite en el mismo lugar ahora el ocho de octubre. Actualmente la agrupación del célebre Robert Smith se encuentra de gira con las cuarenta velitas de su banda; la gran celebración se llevó a cabo el año pasado en el histórico Hyde Park de Londres, ante más de 100 mil personas, concierto que se filmó en 4K con el lema, The Anniversary 1978-2018, y documental que llega el 29 de agosto a las salas de Cinépolis.


El director encargado de esta obra, Tim Pope, en entrevista dijo que “trabajando junto a Robert durante estos 37 años de los 40 años de historia de la banda, y también filmando previamente a la banda para el concierto de 1986, In Orange, de 35 mm, quería que los asistentes al cine se sintieran como si estuvieran en el centro de la acción, en el corazón de la música. Nuestra película realmente captura el verdadero poder y la pasión de la música de The Cure para una audiencia global”. Robert mismo contará la historia y esto funcionará junto con otros eventos para la celebración de los 40 años de la banda. La película tiene  mi propio estilo de mis ‘viejos favoritos’, una gran cantidad de material de la colección de Robert que nunca se ha visto antes: Súper 8, entrevistas, bootlegs, actuaciones raras, detrás de las escenas. Muchas cosas”.

Al revisar el conjunto de The Cure en Hyde Park, la revista NME lo describió como “una noche de pura perfección”. El concierto fue grabado por 16 cámaras ocultas, ya que Robert le dijo a Tim Pope, videógrafo, que no quería que los demás integrantes de la banda lo supieran, y aunque se sentía un poco inseguro al respecto, no se arrepiente de haberlo hecho. “El primer close-up de un rostro humano que vi fue el mío”, dijo Smith. Agregó: “Fue aterrador”. En el magno evento interpretaron los temas favoritos como “Just Like Heaven”, “Boys Don’t Cry”, y “Lovesong”. “En realidad, es una experiencia bastante abrumadora”, dice sobre el filme, y asegura: “Pensé que estaría molesto, pero en realidad estaba bastante sorprendido con todo el asunto. Estoy muy contento de haberlo hecho porque probablemente se convirtió en uno de los mejores días que hemos tenido con una combinación de buen clima, y a la Selección de futbol de Inglaterra que le fue muy bien ese día en la Copa del Mundo. Y elegí la lotería correcta para el día entero en el Hyde Park… fue realmente una gran celebración de la música”.
El cantante comentó que uno de los mayores inconvenientes a los que se enfrentó ese día fue al sol, ya que estaba acostumbrado a actuar en horario nocturno y no se encontraba preparado para toda la cantidad de luces que había en el set. “Honestamente no puedo hablar hasta que se vaya el sol, está consumiendo toda mi energía, y acabaré hecho un montón de polvo”, dijo a los fanáticos.
Como otra de sus celebraciones, el 24, 25, 26 y 27 de mayo, The Cure interpretó de inicio a fin la producción Disintegration, en el Opera House de Sídney, Australia. Tras finalizar las 12 canciones del disco, concluyeron el concierto con una serie de ocho temas, con el debut en vivo de varias caras B de singles como “Out of Mind”, “Delirious Night”, “No Heart”, “Fear of Ghosts”, “Esten”, ‘Babble’, así como su versión de “Pirate Ships” de Wendy Waldman. 
En abril, The Cure alquiló un estudio para grabar nuevas canciones después de once años sin editar material. Smith reconoció a la BBC que no le gustaba trabajar bajo presión, «nunca quise estar en una posición en la que me tengo que forzar a escribir», destacó.
The Cure se encuentra en una gran gira mundial, el 31 de agosto en el festival que ellos mismos están curando, con la participación de Pixies y Deftones, por mencionar a algunos, en los pastos del Rose Bowl en Pasadena, California, a unos 25 minutos de Los Angeles.  The Cure es una banda inglesa que conquistó el mundo con su estilo basado en el dark y su look. Su líder, vocalista y guitarrista, Robert Smith, se impuso con su particular imagen: pelos parados, cara pálida y ropa oscura. El grupo dio sus primeros pasos en 1976. En 1979 publicaron su disco debut, Three Imaginary Boys, que fue reeditado tiempo después en Estados Unidos como Boys Don’t Cry, nombre de uno de sus primeros éxitos.

(Comentarios: hectorcastro@cientounorevista.com).


Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: