Alejandro Becerra Monroy, texto y fotos/enviado Toronto
cientounorevista.com

Localizada en la orilla noroeste del lago Ontario, es la quinta ciudad más grande de Norteamérica. Al ser la capital económica de Canadá, Toronto, es considerada una ciudad global y una de las principales ciudades financieras del mundo. Lidera los sectores económicos de finanzas, servicios empresariales,  telecomunicaciones, transporte, medios de comunicación, arte, cine, investigación médica, educación y turismo.  Cuenta con casi tres millones de habitantes y fue fundada en 1793. Toronto es una de las tres urbes más importantes dentro de Canadá, junto a Vancouver y Québec, pero donde el uso del idioma francés es casi nulo a comparación de las otras dos, donde la influencia francesa es notoria.

Toronto es una urbe cosmopolita mezclada con arquitectura europea, las vistas panorámicas perfectamente alineadas, los rascacielos uno al lado de otro con la vieja ciudad, unidos para dar una postal de primer mundo. Los peatones pueden disfrutar de su transporte público hecho a la medida para dar abasto a esta enorme urbe; los paseantes nocturnos así como los turistas pueden sentirse a salvo por la casi nula actividad criminal. 
Ciudad limpia y amigable. La experiencia real de Toronto es caminar por sus calles, cada cuadra tiene algo interesante que mostrar, iglesias, centros gastronómicos, puntos de encuentro, bares y galerías de arte.  Toronto cuenta con su propio Times Square, como el de Nueva York, que tiene por nombre, Dundas Square, en el centro de la ciudad, repleto de grandes pantallas, espectaculares, centros comerciales, tiendas de diseñador. La plaza fue creada a partir de la demolición de un bloque de edificios comerciales y se abrió como una plaza pública en noviembre de 2002. 

La Universidad de Toronto se entremezcla entre las calles públicas, así el ciudadano o el turista recorre los edificios de este gran centro de estudios y admira la arquitectura gótica de sus inmuebles estudiantiles. Fue fundada en 1827.
El rumor de la cortesía canadiense, es una verdad absoluta, el citadino local es amistoso, amable y cortés, la mayoría de las veces tratarán de buscar una conversación contigo, crear amistad, y estarán atentos para cualquier duda que tengas de la ciudad, esto a experiencia personal.
Otro punto clave de la ciudad, y ya mencionado, es el lago Ontario, el menor de los cinco grandes lagos del continente americano, que dispone de varias operadoras de tour para pasear sobre sus frías aguas y lo hacen ameno contando grandes historias de la ciudad y el lago; el viaje llega a unas pequeñas islas que se localizan al frente de la gran metrópoli, y donde se aprecia un gran paisaje. 

Cerca del muelle se encuentra la CN Tower, toda una insignia de la ciudad, fue la torre más alta del mundo de 1975 a 2007, hoy es la quinta más alta. Cuenta con un observatorio ubicado a los 447 m (metros de altura). Es considerada como una de las Siete Maravillas del Mundo moderno por parte de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles. Fue abierta al público el 26 de junio de 1976, y a sus pies el acuario de Ripley, donde te puedes pasar horas recorriéndolo, gozando de su gran cantidad y variedad de especies, además de ser interactivo en algunas de sus áreas. 
Canadá en sí es un país que acepta sus raíces como nación creada por inmigrantes por lo tanto reciben y están orgullosos de toda su diversidad cultural. Toronto no es una excepción, una metrópoli donde puedes encontrar personas de todas partes del mundo, ya sea como turistas o como inmigrantes los que han traído un poco de su cultura, se hace notorio en gastronomía, mexicana, tailandesa, india, jamaiquina, indígena nativa americana, árabe, africana, asiática y muchos puestos de hot dogs o poutine; un gran ejemplo, es el barrio de Kensington Market y su vecino el barrio chino. Kensington Market designado como patrimonio de la humanidad en 2006, es un colorido y vivo barrio donde puedes encontrar comida y abarrotes de diferentes partes del mundo, el simple hecho de caminar por ahí realmente te hace sentir que estas fuera de Toronto, lleno de arte en sus paredes y mucho folclor, te hace sentir como en un tianguis latino. El restaurante Tim Hortons es obligado visitarlo para tomarte un café y comer una deliciosa dona de maple, si no lo visitas es como no haber visitado Canadá; franquicia muy famosa, a donde vayas lo encuentras.
El Beaver Tail es como un hot cake pero frito, en forma de cola de castor, le puedes untar lo que quieras, por ejemplo miel de maple o nutella. Lo acompañas de un buen té o café y tienes un desayuno o botana para aguantar el frío. Es delicioso, encaja perfecto con el sentir de la ciudad.
El poutine es como una comida-botana, dependiendo del tamaño que elijas. Este curioso platillo está compuesto en su base y forma tradicional de papas a la francesa o papas corte gajo, después se acompañan de queso tipo adobera, bañado de una salsa especial tipo gravy muy caliente que hace derretir el queso, cubriendo las papas. Toronto es una ciudad hermosa, diversa y con mucho por hacer y ver. Cuando arribas puede ser apabullante pero en poco tiempo ya te puedes mover dentro de ella con soltura. Desde el primer instante cautiva y realmente deja un gran sabor de boca. En definitiva, una ciudad que debe estar en la lista de lugares del mundo por visitar, y si ya lo hiciste, pues a regresar. 

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: