La capital de la nación trasandina, convertida desde hace un tiempo en una suerte de paseo de compras de artículos electrónicos, más para los argentinos que suelen regresar, tiene una importante cantidad de sitios para visitar, entre los que se destacan varios edificios históricos de estilo europeo, museos, sus arboladas avenidas y su tradicional y muy visitado teleférico
Desde hace ya algo más de un año y casi súbitamente, la ciudad de Santiago de Chile se ha convertido en un destino turístico de compras para miles de argentinos.
Los artículos electrónicos, fundamentalmente teléfonos celulares, notebooks, tablets y otros dispositivos de última generación, los que se adquieren por menos de la mitad de precio que en Argentina, conforman el grueso de los artículos que ellos van a comprar a la capital chilena.
Cada fin de semana, especialmente en los denominados “largos”, la frontera del Paso Cristo Redentor se transforma en un desfile de automóviles y camionetas, pero más que nada de colectivos que realizan tours de compras partiendo desde la ciudad de Mendoza, Argentina.
Pero la avalancha de los tours de compras también se componen por los vuelos que salen desde el aeropuerto internacional de Ezeiza y que en las últimas semanas han incrementado sus frecuencias.
En estas vacaciones de invierno hay miles de reservas de plazas aéreas para viajar a Chile y se espera que nuevamente la frontera, a la altura de Mendoza, se muestre con ese flujo vehicular importante.
Pero más allá de la llegada de argentinos, Santiago se ha ido posicionando paulatinamente como una ciudad que cuenta con todas las condiciones para recibir a los miles de visitantes en materia de turismo de congresos y reuniones, por lo que a comienzos de junio último fue elegida mejor destino de negocios de América Latina de 2017 por la revista especializada Business Destination.
Según esa publicación, Santiago presenta una mezcla entre ocio y seguridad, cualidad que escasea en otras capitales sudamericanas, además de una muy buena infraestructura hotelera.
El 80% de las camas de todo el país, de 9 mil o 10 mil, están entre los municipios de Providencia, Santiago Centro, Las Condes y Vitacura. Por tanto son los lugares apropiados y donde se concentran la mayor cantidad de hoteles y salones para recibir convenciones.
Atractivos
Para estirar la permanencia de quienes viajan para hacer compras, dos grandes apuestas para el tiempo libre destacan por encima del resto en estos momentos: la enología chilena, que cada año aumenta su fama e influencia alrededor del mundo con cosechas de una calidad altísima, y los deportes de nieve, aprovechando que la cordillera de Los Andes se encuentra a 45 minutos del centro de la ciudad.
Hay 31 viñas abiertas en los alrededores de la capital chilena, de las cuales el 80 % son visitadas por turistas extranjeros debido a que el enoturismo es uno de los grandes atractivos y motivos de fama de este país a nivel global.
Además, en Santiago nacen iniciativas que facilitan la vida al turista que no dispone del tiempo necesario para ir a una de las viñas situadas a las afueras de Santiago, como Vinolia, un proyecto que pretende acercar el mundo vitivinícola al panorama urbano.
La idea combina una recopilación de los mejores vinos de los valles que rodean a la capital y ofrece al cliente probar sabores a los que solo podrían acceder visitando una viña sin salir de los barrios en los que se concentran las compras en Santiago.
“La ruta urbana está dividida en dos partes: primero los olores, donde los visitantes intentan adivinar los aromas con los que se fabrican los caldos chilenos y después los sabores, con una cata en la que se prueban cinco copas y un maridaje de quesos acompañados de un video que explica los secretos del proceso”, explicó el gerente de Vinolia, Cristobal Luna.
Los deportes de invierno, como el esquí o el snowboard, cobran especial protagonismo en esta época del año.
La Cordillera de Los Andes, con estaciones tan emblemáticas y tan cómodas como Colorado, Cerro Portillo, Farellones y Valle Nevado, aparece como una espectacular atracción.

“Queremos fomentar todas las aristas de turismo, el de aventura, el de cultura general. Esta es una plaza de tránsito. Aquí en Chile tenemos lugares maravillosos, pero queremos que la gente tenga mayor arraigo en Santiago”, sostiene el director de Sernatur, Felipe Vázquez.
Paseo por la ciudad
Dentro del área metropolitana de Santiago, existen 174 sitios patrimoniales bajo la custodia del Consejo de Monumentos Nacionales, entre los que se encuentran monumentos arqueológicos, arquitectónicos e históricos, además de barrios y zonas típicas.
De estos, 93 sitios se encuentran dentro de la comuna de Santiago, considerada el Centro Histórico de la ciudad.
Aunque ningún monumento santiaguino ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, tres ya han sido propuestos por el gobierno chileno: el santuario incásico del cerro El Plomo, la iglesia y convento de San Francisco y el palacio de La Moneda.
En el centro de Santiago se encuentran diversas edificaciones construidas durante la dominación española y que, en su mayoría, corresponden a templos católicos, como la Catedral Metropolitana o la iglesia de San Francisco.
Otros edificios de la época son aquellos ubicados en los costados de la Plaza de Armas, como la sede de la Real Audiencia, el Correo Central o la Casa Colorada.
Durante el siglo XIX y el advenimiento de la independencia, nuevas obras arquitectónicas comenzaron a erigirse en la capital de la joven república.
La aristocracia construyó pequeños palacios para su uso residencial, principalmente en los alrededores del barrio República, y que se conservan hasta la actualidad.
A ello se suman otras estructuras que adoptaron corrientes artísticas provenientes de Europa, como el Club Hípico de Santiago, las casas centrales de la Universidad de Chile y de la Universidad Católica, la Estación Central y la Estación Mapocho, el Mercado Central, la Biblioteca Nacional, el Museo de Bellas Artes y el Barrio París-Londres, entre otras.
Un paseo por la ciudad en el Bus Descapotable Hop On Hop Off es ideal, hay 12 paradas a lo largo de la ruta de la ciudad, cada una con  diferentes puntos de interés. Si usted desea bajarse del Bus para recorrer las calles a pie no se preocupe que el Bus pasará cada 30 minutos por las paradas establecidas dándole la opción de subir de nuevo o continuar disfrutando de la ciudad caminando. Los paradas son las siguientes: Plaza de Armas, Mercado Central, Plaza de la Constitución, Santa Lucía, Providencia, El Golf–Sanhattan, El Golf-Isidora Goyenechea, Parque Arauco, Hotel Sheraton y Contador Lo, Alonso de Córdova, Bellavista, Bellas Artes, su precio oscila entre los 20,700 pesos chilenos (641 pesos MXN).
Parques
Diversas áreas verdes en la ciudad contienen en su interior y en sus alrededores diversos sitios de carácter patrimonial.
Dentro de los más importantes destacan las fortificaciones del cerro Santa Lucía, el santuario de la Virgen María en la cumbre del cerro San Cristóbal, las fastuosas criptas del Cementerio General de Santiago, el Parque Forestal, el Parque O’Higgins y el Parque Quinta Normal.
El teleférico es otro atractivo muy requerido por las bellas postales de la ciudad que permite ver. Actualmente Santiago supera los 7 millones de habitantes.  Un vuelo Ciudad de México–Santiago por Aeroméxico oscila desde los
16,200 pesos viaje redondo en esta temporada. Aerolínea LAN Chilena está en 878 dólares (16,700 pesos MXN).

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: