En 1995 se creó el festival Vans Warped Tour, la intención, viajar por todo Estados Unidos en forma de carnaval, presentando las agrupaciones alternativas del punk, así se fueron agregando otros géneros que no se alejaban demasiado de la idea original. Con producciones sencillas en cuanto a escenarios para que los asistentes pudieran convivir de cerca con sus artistas favoritos y escuchar propuestas nuevas, fue lo que por más de 23 años se mantuvo intacto.
En su gira 2018, se decidió poner fin a un icono de la música que catapultó cientos y cientos de bandas. La gira comenzó el 21 de junio en Pomona y cerrará el 5 de agosto en Florida.
El conjunto de Fairplex en Pomona, California, ante un cálido sol, recibió a más de 10 mil personas en siete escenarios. Unearth, Simple Plan, Echosmith, Reel Big Fish, The Used, fueron parte del conjunto estelar para despedir este festín.
No solo los jóvenes se hicieron parte de este evento, también los de mayor edad se hicieron parte de la historia por nostalgia, para ponerle la última velita al pastel. Muchas personas esperaban ver agrupaciones como Save Ferris, H20, Pennywise o inclusive Blink 182, pero no fue posible, no sabemos el por qué su ahora dueño, Live Nation, no hizo una gran despedida, pero se agradece el mérito de hacer y anunciar una última gira que desde 2014 comenzó con los rumores de su cese.
Los Black Veil Brides fueron los que cerraron el telón de Vans Warped Tour.

 

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: