Baja California Sur recibe cada año a uno de los cetáceos más impresionantes del mundo, la ballena gris, quien emprende un recorrido desde el Círculo Polar Ártico a través de las costas de Alaska, Canadá, Norte de Estados Unidos y California, de aproximadamente 20,000 kilómetros, en busca de aguas cálidas para cumplir uno de dos objetivos: aparearse o dar a luz. La migración de estos mamíferos marinos es una de las etapas más importantes de su ciclo biológico para sobrevivir y se ha convertido en uno de los espectáculos favoritos para quienes visitan el estado, ya que, al ser de carácter pacífico y amistoso, facilitan su interacción; de hecho, se cree que el primer contacto gentil entre un ser humano y una ballena se realizó por el año 1977. Aproximadamente del 15 de diciembre al 15 de abril se puede realizar el avistamiento de estos mamíferos en cuatro áreas de la península de Baja California Sur: Laguna Ojo de Liebre y Laguna San Ignacio en el municipio de Mulegé y en Bahía Magdalena (Puerto San Carlos y Puerto Adolfo López Mateos) en Comondú, donde prestadores de servicios expertos y certificados realizan excursiones diarias y transportan por medio de lanchas a turistas, garantizando respetuosos encuentros con estos maravillosos animales. Igualmente, La Reserva de la Biósfera El Vizcaíno, ubicada en el poblado de Guerrero Negro, Mulegé, es una de las áreas naturales protegidas más impactantes, ya que bajo las políticas de protección a la ballena en México, se avala la seguridad de esto excepcionales cetáceos durante su estancia, pues mantiene la riqueza biológica a través de los ecosistemas marinos/terrestres que comprende, sitios cuyas características crean el refugio ideal para su reproducción, alimentación e invernación. Ver a la ballena gris es uno de los espectáculos más impresionantes, dado que pesan alrededor de más de 30 toneladas y las hembras llegan a medir 15 metros y los machos 14.5 metros; respecto a las crías, estas miden aproximadamente 4.5 metros y pesan media tonelada al nacer.

¿Cómo llegar?
Vía aérea se arriba a La Paz o Loreto a través de las aerolíneas: Calafia Airlines, de Tijuana y Guadalajara, así como de Ciudad de México con vuelos directos a La Paz por Aeroméxico y Volaris. De igual forma, Aero Servicios Guerrero, cuenta con vuelos a Guerrero Negro desde: Cd. Obregón, Guaymas, Hermosillo, Los Mochis y Ensenada. En cuanto a la conectividad internacional, desde Calgary Canadá por la aerolínea Westjet o Alaska Airlines, proveniente de Los Ángeles, California. Otra forma de acceder, es vía terrestre por la carretera Transpeninsular no. 1, ruta que brinda la oportunidad de contemplar el contraste del mar y el desierto.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: