Desde la Segunda Guerra Mundial, el turismo no enfrentaba un desafío como el que representa actualmente el coronavirus, cuyo costo inicial para México alcanzará entre el 1% y 5% de su Producto Interno Bruto (PIB) turístico, anticiparon expertos del Centro de Investigación y Competitividad Turística (Cicotur), de la Universidad Anáhuac.

El equipo de trabajo, que encabeza Francisco Madrid, advirtió que los efectos de la pandemia dejarán un gran impacto en la industria turística mundial, además de las graves afectaciones provocadas por la Covid-19 a la salud humana. 

No se puede descartar que los daños económicos serán los más cuantiosos sufridos por la industria desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, valoró el Cicotur en un documento publicado este viernes. 

Desde la perspectiva del centro de investigación, los efectos de la pandemia pueden prolongarse por varios meses.


«Sin duda, la emergencia que vive el mundo ante la aparición de la Covid-19 causada por un coronavirus tiene proporciones enormes», manifestó Madrid Flores, quien fue subsecretario de operación turística de la Secretaría de Turismo (Sectur) en el sexenio de Felipe Calderón.


A fin de minimizar las afectaciones, el Cicotur ve indispensable que, además de la estrategia gubernamental orientada a la protección de la salud, se articule un plan emergente de apoyo a la actividad turística que considere dos prioridades.


Por un lado, sugiere evaluar la gestión de la crisis en las fases que ahora se viven; es decir, la preparación y el acompañamiento durante las próximas semanas, en las que existe la posibilidad de que México y el sector turístico sufran los efectos directos de la pandemia.


Por otra parte, recomienda disponer de las actuaciones necesarias para acompañar el camino de la recuperación en las que se incluyan, tanto los mecanismos adecuados para lograr una comunicación eficaz con los mercados, como los apoyos necesarios para que las empresas puedan paliar los efectos de las pérdidas.


Tras hacer una profunda reflexión desde la perspectiva pública, el Cicotur propone redireccionar un porcentaje relevante de los recursos captados por el Derecho de No Residentes para aplicarlos al conjunto de acciones de mercadotecnia para impulsar la demanda en los meses subsecuentes a la crisis, cuyo razonamiento aplica también para el impuesto hotelero. 


Agregó que los destinos deben ser capaces de mejorar su presencia pública en medios digitales para mantener un espacio de información oportuna y certera sobre las condiciones que en ellos prevalecen, de cara a la enfermedad. 


Del lado de las empresas, además de privilegiar la salud de turistas y colaboradores, el Cicotur ve necesario que se realicen los mayores esfuerzos para preservar el empleo de sus trabajadores.
Advirte que las pérdidas que sufrirán las empresas turísticas serán cuantiosas, pero deberán mantener una política de máxima flexibilidad en las políticas de cancelación para evitar una afectación adicional a sus clientes.


«Todas las empresas turísticas del país sufrirán en mayor o menor medida daños por la pandemia, pero sin duda, las aerolíneas enfrentarán retos mayores; por tanto, en virtud de su carácter dinamizador del resto de las actividades turísticas requerirá de apoyos extraordinarios», explicó el centro conformado por una alianza entre la iniciativa privada y el sector académico. 
 


Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: