Héctor Castro Aranda/
Lorenzo Arcos, “El Camaleón”, fue entrevistado por Ciento Uno en 1998. Aquí el texto:
La frescura, la improvisación, el comentario oportuno y las rolas en inglés que más impacto causaron en su momento, son salpicadas de entretenimiento para los temas culturales y generales que de lunes a viernes presenta el arquitecto Lorenzo Arcos de 7 a 8 de la noche en su ascendente programa, El Camaleón, por la emisora que devora poco a poco la audiencia en el cuadrante de la FM, Extasis Digital.


Lorenzo, con su estilo campechano y desinhibido, charló con Ciento Uno de lo que es el programa en sí: su nacimiento, su evolución y su futuro:
“El Camaleón nace hace un año con ocho meses. La idea fue crear un programa de cultura donde tuvieras la oportunidad de escuchar algo fresco al aire; es parte del proceso que he desarrollado con mi labor en los medios de comunicación, en los que precisamente inicié hace cinco años aquí con ustedes en Ciento Uno, eso es importante.
“El Camaleón, se ha ido modificando conforme ha transcurrido el tiempo; empezó netamente cultural en una ‘radio hablada’, en el 1250 de AM, en la DK; era un programa mucho más plano, más serio, con distintos temas de interés general y cultural, así es como nace El Camaleón.
“El Camaleón cambió para introducirlo en FM, tú sabes que la FM es una radio mucho más comercial, en donde solo dos estaciones conservan ‘lo hablado’… en FM es solo meter comentarios, música y comerciales, y eso se ha modificado en su totalidad en El Camaleón; a la gente le ha gustado más el intercambio de ideas, el participar, la interactividad con el locutor, con el programa y la música”.
—¿Por qué las preguntas son tan fáciles en el programa?
—No puedo preguntar más difícilmente en este momento, estamos en una etapa en que estamos analizando y calando a la gente, para ver hasta dónde podemos llegar con preguntas ‘tan fáciles’, aunque, para nosotros, que estamos relacionados en el medio, se nos pueden hacer fáciles… son fáciles, porque se me hace muy importante la participación del público ya sea que acierte o que falle”.

Portada Ciento Uno número 296, 15 de mayo de 1998.


—¿El futuro del programa?
—El Camaleón, ahorita se está abriendo, desde la política, el comentario chusco del Gobernador, lo que se hace en la CTM a nivel nacional, hasta la tontería más sonada de la televisión o la radio, o sea, metemos crítica de todo. En este momento es una gran esponja que está absorbiendo los parámetros de una sociedad que está ansiosa también de tener una alternativa radiofónica, y que no se le ha presentado hasta ahora…
“Hoy en día, no hay un programa que pueda tocar un tema con sus diferentes matices como lo estamos haciendo, creo yo, en El Camaleón, es por eso que la cifra de 120 llamadas y 40 ‘faxes’ (el famoso ‘flais’), en una hora, con una sola línea y un solo fax, pues creo que es algo considerable de audiencia, hemos crecido bastante. Esto se está tomando como un experimento radiofónico, donde estamos sentando otra alternativa de comentario que le está llegando desde al chavo de la calle que bolea zapatos, hasta el licenciado en administración con maestría que nos escucha en la Torre Américas.
“Me daban dos meses de vida, y ya ves, en Extasis llevo ya seis meses con el programa, con gran respuesta, en fin, el público es el que ha pedido El Camaleón, es el que pide que se extienda a dos horas, pide canciones y esto va para arriba, va a crecer”, finalizó.
(Publicado en Ciento Uno número 296, 15 de mayo de 1998).

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: