Héctor Castro Aranda

El problema es, tal vez, genético, jugadores mexicanos de poca talla, la que no les permite competir en los mundiales.

“¡Que (Martino) haga una selección de sus paisanos y se acabó! A mí ya saben que no me parece”, dijo el técnico Manolo Lapuente. Pero los dueños del futbol mexicano quieren que su trabajo se refleje en octavos, o cuartos en el Mundial. Y Martino tiene la solución para competir con suecos, holandeses. “Yo nada más digo que ojalá fuera de mexicanos; es la Selección Mexicana, creo que así se llama todavía”, concluyó Lapuente. 

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: