Alejandro Becerra, Isaac Anaya, texto y fotos/enviados, Bogotá, Colombia

4, 5 y 6 de abril en Bogotá, Colombia, se llevó a cabo la edición anual de Estéreo Picnic, de los festivales más importantes de América Latina, que logró convocar a más de 100 mil personas, y el que es esperado con ansia cada doce meses. Comparado con México y sus festivales, es muy parecido, tanto en el nivel socio económico, la amabilidad entre las personas y la felicidad por ver grandes bandas.  El Campo de Golf Briceño 18 en Sopó, inauguró la décima edición del Festival Estéreo Picnic como la nueva casa de los tres mejores días del año. La presencia femenina se hizo sentir con Silvina y Ximena, quienes le dieron una brillante apertura al día. Mabiland y Ha$lopablito sembraron precedentes en sus carreras. Alcolirykoz demostró que es la banda hip hop más grande del país. Interpol y Khruangbin destilaron el poder seductor de las guitarras. Rufus du Sol con la fiesta y Jon Hopkins con la vanguardia, le dieron otra profundidad a una noche coronada por tres actos: Twenty Øne Pilots, Years & Years y el grandioso Kendrick Lamar. El primer día en un nuevo Mundo Distinto fue el inicio de un aniversario que marcó nuestros corazones y la ruta de los días que faltaban. Lo que pasó el sábado 6 de abril en el #FEPX fue histórico. Leyendas musicales, tributos inconmensurables, pedidas de mano, matrimonios, encuentros históricos y el sol de la tarde; estos fueron los ingredientes de un día épico. Aperturas llenas de sabor con Absalón y Afropacífico, Alejandro y María Laura, y TSH Sudaca, precedieron el estreno de Fidlar en esta parte del continente, incluyendo pogo femenino; las exquisitas presentaciones de Portugal, The Man y Rhye, incluyendo covers; y una prueba de diversidad sonora: Zhu, Erlend Oye y La Payara. Todo esto para un final de jornada legendario, el Grupo Niche reventando el Campo de Golf Briceño 18 con Underworld como nuevos fans. Los salseros y el dúo electrónico demostraron de qué están hechas las leyendas con un público rendido ante ellos. Entre tanto dos parejas se casaron, vimos a Keith Flint caminar entre nosotros, un músico le pidió la mano a su novia frente a miles de personas y Mitú tuvo un momento de consagración. El DJ set de Disclosure fue una nueva prueba en el affair irrefutable entre el público bogotano y el dúo británico. Tiësto y Nicola Cruz cerraron la noche de un día legendario para la música colombiana y el Festival Estéreo Picnic. La cita final de este décimo aniversario fue el 7 de abril en el domingo más atronador de nuestra historia. Sam Smith, St. Vincent, y Arctic Monkeys el platillo estelar para cerrar las celebraciones, la agrupación inglesa que se encuentra con la promoción de su material Tranquility Base Hotel & Casino, prácticamente todos los asistentes del festival se encontraban ahí inmersos lo más pegados al escenario como fuera posible. Los gritos, la ansiedad, dejan en claro que es una de las agrupaciones actuales más importantes del mundo, causantes de agotar en México el Foro Sol con 60 mil personas y el festival Pa’l Norte en Monterrey con 200 mil personas.

Ciento Uno entrevisto al director de Estéreo Picnic, Philippe Siegenthaler.
—¿Tienen planes de replicar Estéreo Picnic en otro país? —No somos tan fanáticos del tema, creemos en la personalidad única de un festival, no solo por el nombre, sino por su ubicación, es un festival de Colombia, es nuestra jungla. Se han acercado varias productoras que quieren el festival en otras locaciones, que quieren el espíritu, tampoco nos cerramos, estamos en pláticas, pero nada cerrado.  
—¿Qué opinan de otros festivales, como los de México y otras partes del continente? 
—Sinceramente hay de todo, América Latina es riquísima, como el Vive Latino y Corona Capital en México, Lollapalooza, Personal en el Sur, nosotros estamos como en el medio, entre masivo y boutique, es un negocio sano, muy divertido y esperamos que año con año se sumen más festivales en la región.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: