Héctor Castro Aranda
cientounorevista.com

Kristin Hersh, compositora, escritora y líder de dos agrupaciones, 50 Foot Wave y Throwing Muses, esta última fue una parte importante del movimiento alternativo de los años 1990, se encuentra de gira con Throwing Muses y en solista con su nuevo material Possible Dust Clouds. Intercalando en fechas como solista y agrupación, Throwing Muses, fue escogida por Robert Smith como parte de la curaduría del festival Daydream, 31 de agosto en Pasadena, California, con el acto estelar de The Cure. 


Kristin Hersh, brindó una entrevista para Ciento Uno.
—¿Cuéntenos sobre su reciente álbum, Possible Dust Clouds, quién estuvo involucrado y cómo se ha recibido?
—Mi reciente disco fue largo y oscuro, así que creo que tiene sentido que este sea corto y brillante. También toqué todos los instrumentos en el último y esta vez me sentí más como si quisiera escuchar una fiesta. Así que algunos amigos están ahí: Fred Abong y David Narcizo de mi banda, Throwing Muses; Rob Ahlers de mi banda de noise, 50 Foot Wave; Chris Brady de Subpop’s Pond, uno de mis cantantes favoritos de la historia, y mi hijo Wyatt True en la batería, con la canción “Breathe In”. Todavía toqué la mayoría de los instrumentos, pero su participación agrega un hermoso caos que el disco no hubiera tenido si lo hubiera hecho yo sola. En cuanto a cómo se recibió, ¡no tengo ni idea! Mi trabajo es enfocarme en una canción y luego enfocarme en la siguiente canción. Eventualmente, esto se convierte en un disco y luego en una gira y luego, después de eso, todo comienza de nuevo.


—¿A dónde irá de gira este verano y con quién; hay algo diferente con esta gira en comparación con su gira más reciente en los Estados Unidos el año pasado; qué pueden esperar los fans en estos shows?

—Estoy de gira con un súper grupo de tipos: Fred Abong de Throwing Muses y Rob Ahlers de 50 Foot Wave, estos son mis músicos favoritos en el mundo, y su compromiso significa que podemos reproducir cualquier canción en mi catálogo con fuerza y facilidad. Necesitas ambas cosas para que una audiencia sienta tu mundo. Y estamos grabando un disco para Throwing Muses, que será muy muy pesado, hipnótico, oscuro, rodante.
—¿Qué siente por presentarse ante decenas de miles de fans?
—En realidad hacemos lo mismo en un garaje que lo que hacemos en un festival frente a 250 mil personas. Nuestro trabajo es enfocarnos en la música en sí, no en quién está prestando atención.
—¿Qué opina del regreso del vinilo?
—El vinilo es una forma encantadora de votar por la música atemporal en este momento.
—¿Le gusta la industria de la música hoy en día?
—La industria de la grabación es un monstruo Goliat que está cayendo, porque nosotros, los pequeños David, lo estamos derribando con pequeñas piedras. Uno de los principales desafíos para los nuevos artistas es hacerse escuchar y la prensa y la radio ayudan mucho como artista establecido. Buenos escritores, buena radio, buenas bandas, buenas tiendas de discos, buena administración, buenas compañías de discos… siempre ha habido héroes que intentan hacer lo correcto con la música. En realidad, es mucho más fácil llegar a las personas de lo que era antes de que la industria perdiera su control sobre los oyentes.
Por supuesto que las giras también son importantes.
—¿Le gustaría participar en festivales o lugares en México o América Latina?
—Uno de los espectáculos más maravillosos que hemos tocado fue un festival en una pequeña ciudad de México, donde todos vinieron y no nos importó que estuviéramos ruidosos. Las abuelas bailaron con niños pequeños y nos abrazaron después. Mi hijo tocaba el bajo para mí y fue la primera vez que firmó autógrafos. Hemos estado tratando de recrear ese sentimiento desde entonces. (Comentarios: hectorcastro@cientounorevista.com).

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: